Distritos de innovación urbana como elemento clave de la ciudad innovadora

Recientemente, en SDLI hemos colaborado con la creación de Agora, una comunidad digital de innovación urbana, sin ánimo de lucro y que pretende fomentar la innovación en ciudades, alineada con la agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Hoy hablamos con Miquel Barceló: él es una de las personas que aparecen recurrentemente en la amplia lista de expertos que la ciudad de Barcelona ha generado en gestión de la innovación. Recientemente ha publicado “Innocities“, un libro en el que nos presenta un modelo estratégico y de gestión para la creación de distritos urbanos de innovación, elemento clave para la generación de ciudades competitivas a nivel internacional, y tema en el que puede hablar por experiencia propia.

 

Biografía Miquel Barceló

 

 

 

 

Miquel formó parte del grupo de personas que lideró proceso de creación del distrito urbano 22@. Proyecto que, como todos los que tienen éxito, se basó en la colaboración en todos los niveles. Este hub de innovación de Barcelona ha puesto las bases para que la ciudad condal sea considerada a día de hoy uno los principales centros urbanos de innovación a nivel Europeo y mundial. ¡Así que vamos allá!

Hola Miquel: en el libro nos hablas de algo que a aquellos que nos dedicamos a la innovación abierta nos interesa mucho: ecosistemas de innovación.

 

Cuéntanos: ¿Cómo podríamos definir un ecosistema, y más en concreto, un ecosistema innovador? 

Un sistema es un conjunto de elementos y organismos interrelacionados.

Por otro lado, un ecosistema es un sistema formado por organismos vivos.

Un ecosistema innovador es un conjunto de elementos y organismos que se interrelacionan, que evolucionan en el tiempo para formar un determinado entorno favorable a la promoción de la innovación y, por consiguiente, al desarrollo económico y social del territorio implicado.

Finalmente, un ecosistema innovador urbano cumple una serie de características propias de los sistemas, tal como los definió en su día Donella Meadows, como son: la resiliencia, la capacidad de autoorganización y la jerarquía entre otros.

 

Libro Innocities

 

¿Qué elementos caracterizan un ecosistema innovador?

Una de las características de un ecosistema innovador es el aumento progresivo de su complejidad. En el sentido de aumentar el número de agentes o de organizaciones en presencia. De aumentar las interrelaciones de estos agentes y de incrementar su velocidad de cambio. Sería la aplicación del segundo principio de la termodinámica a los sistemas innovadores.

Para que se activen estos mecanismos de retroalimentación propios de los sistemas, es necesario que haya una cierta dosificación y masa crítica de partida. Si no, no “prende la mecha” del aumento de complejidad.

Los elementos que forman parte del ecosistema innovador parten de la formulación de la Cuádruple Hélice o del modelo de cinco subsistemas de los Distritos Innovadores.

Los agentes típicos de este tipo de sistemas son: Universidades politécnicas, instrumentos de relación universidad-empresa, Centros de I+D y Centros Tecnológicos, Empresas realizando innovación abierta, presencia de cultura emprendedora y de programas de emprendimiento, fondos de inversión, espacios de coworking y coliving, laboratorios de prototipaje, Citilabs, etc.

¿Cómo debe ser una ciudad para competir en el futuro? ¿Qué rol juegan los distritos urbanos de innovación?

En el siglo XXI las ciudades compiten para generar, atraer y fijar talento.  Para ello deben disponer de entornos innovadores del tipo de los ecosistemas innovadores que hemos descrito.

Cuanto más rico y complejo sea un ecosistema innovador, más capacidad de atracción y fijación de talento tendrá. Y por lo tanto, podrá competir mejor a escala global para atraer inversiones de alto valor añadido.

Las ciudades más competitivas del mundo se constituyen en nodos de las redes globales de ciudades, con economías basadas en funciones exponenciales. Hay ciudades que desarrollan este tipo de espacios urbanos que llamamos Distritos Innovadores y otras que, normalmente por falta de liderazgo público y privado, entran en procesos de estancamiento y decadencia.

Según Enrico Moretti, la distancia entre unas y otras va aumentando progresivamente con el tiempo: hay territorios y ciudades que aprovechan las condiciones de la nueva competencia internacional y otras que se quedan rezagadas y expulsan el talento y las inversiones intensivas en conocimiento.

¿Qué tipos de distritos urbanos de innovación existen? ¿Cuáles son los referentes y cuándo tiene más sentido aplicar uno u otro?

Existen varias clasificaciones y distintas tipologías de Distritos Innovadores urbanos, según sean de promoción pública o privada, según cual sea el papel de la universidad o si hay una empresa tractora o no, o también según si se tiene más o menos en cuenta la integración social para responder al fenómeno de la gentrificación. Sin embargo, yo pienso que sobre una definición como la de Katz y Wagner (2014) o la formulación del distrito en 4 subsistemas que se desarrolla en el libro Innocities, cada realidad local debe desarrollar su propio proyecto atendiendo a sus condiciones de partida y a la presencia de los distintos agentes públicos y privados.

Parece que ha habido una fiebre por replicar Silicon Valley’s en todo el mundo, ¿es así? ¿Qué se ha hecho bien y qué se ha hecho mal en cuanto a la creación de distritos urbanos alrededor del mundo?

Silicon Valley es un caso único y además no es urbano; responde a una historia singular muy conocida y creo que irrepetible. No se trata por tanto de un modelo que se pueda replicar. Buena prueba de ello es la cantidad de fracasos que el fenómeno conocido por “Silicon Something” ha propagado por toda Europa. Un fenómeno con notables pérdidas de recursos públicos y de energías de todo tipo.

En el terreno de la innovación y del territorio, las modas son muy peligrosas. De hecho, no se puede intentar copiar modelos que no se corresponden con las condiciones de un determinado lugar.

Me interesa mucho que utilizas conceptos tan “empresariales” a la gestión de distritos urbanos de innovación, como la Curva de Allen. ¿Por qué es importante entender este concepto en ciudades?

gráfica Curva de Allen (1997)
Curva de Allen (1997). Cuando las personas se separan a una distancia mayor a 10 metros, la probabilidad de que se comuniquen al menos una vez a la semana cae al 10%

 

La proximidad y la interrelación de las personas es fundamental para la promoción de espacios urbanos innovadores. La ciudad abierta de Richard Sennet es una ciudad en donde la estructura de los espacios públicos y privados permite la interacción de las personas para favorecer la creatividad y la innovación. En este sentido distintas teorías como la Curva de Allen intentan cuantificar la relación entre proximidad, interacción y potencial innovador de las organizaciones.

Es bien conocida la anécdota de Steve Jobs, cuando llegó a la empresa Pixar. Ordenó colocar los lugares de accesos obligado de la gente de la empresa, como lavabos, bares y restaurantes, etc… en el centro de los distintos espacios de oficinas para aumentar el número de conversaciones entre los empleados, como la forma más directa de impulsar la función creativa.

El contramodelo para Sennet serían las llamadas “Smart Cities” como la ciudad de Songdo o el edificio Googleplex de NY, como modelos de ciudad cerrada que le llevaron a escribir un artículo en The Guardian (2012) de título: ” No one likes a city that’s too smart“.

 

También nos hablas de Gladwell y los distintos tipos de perfiles clave para generar ecosistemas innovadores. ¡Cuéntanos cómo aplican en los distritos urbanos de innovación!

Malcolm Gladwell en su obra “The tipping point” (2000) analiza el fenómeno de la viralidad de los mensajes y describe el proceso y las conexiones que se generan en un proceso de comunicación viral, gracias al cual un elemento o información inicialmente marginal puede pasar a ser un fenómeno masivo. Gladwell sistematiza el proceso viral mediante tres elementos. Dichos elementos son las personas que emiten el mensaje; los mecanismos que operan en su difusión y el entorno o el contexto donde el virus se desarrolla. En mi libro propongo aplicar el fenómeno de la viralidad a las estrategias de comunicación interna y externa del Distrito Innovador.

 

infografía The Tipping Point

 

¿Cómo ves a Barcelona preparada para el futuro? ¿Tiene espacio la ciudad para hacer crecer sus distritos urbanos de innovación? ¿Aparecerán nuevos espacios más allá del 22@? ¿Qué retos tenemos?

Barcelona tiene hoy un gran activo en el Distrito 22@ que es actualmente un referente a nivel internacional. Sin embargo, hace unos años Barcelona y el distrito 22@ perdieron el liderazgo público del proyecto. Sobre todo, a raíz de una decisión poco acertada del gobierno municipal que eliminó la sociedad municipal 22@Barcelona. Una sociedad que durante los primeros años del proyecto había sido la pieza fundamental de la gobernanza del distrito. A partir de esta circunstancia desafortunada, el Distrito 22@ fue perdiendo su carácter de ecosistema innovador. Pasó a ser un parque empresarial que funcionaba por la propia inercia de un lugar atractivo a la inversión en edificios de oficinas. Por otra parte, esta falta de gobernanza restó capacidad de reacción para compensar el fenómeno de la gentrificación presente en el barrio del Poblenou.

 

Imagen ciudad @22 Barcelona

 

Está por ver la evolución que puede seguir el Distrito, que lleva ya unos cuantos años con procesos participativos que hasta el momento se están demostrando poco operativos. Pienso que la presencia de la entidad asociativa 22@Network podría liderar un proceso de recuperación. Una recuperación de las características del ecosistema innovador superando la situación actual.

Por otra parte, durante estos últimos años han aparecido en Barcelona fenómenos interesantes como el Pier1 del Port Vell, con una concentración importante de empresas digitales que parece que se está extendiendo hacia otros edificios de la ciudad.

El suelo industrial existente en el Área Metropolitana de Barcelona podría ser un magnífico escenario para el diseño y desarrollo de nuevos distritos innovadores. Pero, estos procesos de cambio van muy lentos mientras el mundo se mueve a la velocidad de la luz.

Miquel, ¿qué rol pueden jugar los distritos urbanos de innovación en situaciones de crisis como la del Covid-19?

Está por ver el impacto de la crisis del Covid-19 en la dinámica de los ecosistemas innovadores urbanos y creo que habrá que distinguir los elementos coyunturales de las tendencias de fondo. Por un lado, se está produciendo una aceleración de procesos de digitalización. Un proceso que, sin el Covid, nos hubieran llevado muchos más años. Como las formas de comunicación por vía telemática que usamos todos los días o formas de teletrabajo que se han desarrollado por necesidad. Pero por otro lado los beneficios del contacto face-to-face observados durante tantos años, no creo que vayan a desaparecer. Pienso que los ecosistemas innovadores urbanos van a seguir siendo los espacios de actividad económica intensivos en conocimiento propios del siglo XXI. Quizás, con fórmulas híbridas de presencialidad-teletrabajo en búsqueda de una dosificación óptima en beneficio de la calidad de vida de las personas y de la capacidad de innovación de las organizaciones.

 

Muchas gracias, Miquel, ¡te seguiremos como siempre!

 

 

Ignasi Clos

MSc in Business Innovation por Deusto Business School. Economista especializado en International Business y Marketing. Profesor de Innovación, Open Innovation y Entrepreneurship en UOC y Esci-UPF. Creador del método i-flow de transformación culturar para la innovación. Aglutina más de 15 años de experiencia como consultor de internacionalización, estrategia, innovación y transformación organizativa y cultural, primero en Acció, después en Deloitte, y finalmente en SDLI, donde es Socio Fundador y Director de Estrategia y Comunicación desde 2012. Había trabajado previamente como experto en internacionalización para diversas compañías (Fluidra, Novartis). Experiencia profesional en Estados Unidos (Miami & Nueva York). Es Socio de Induct Software, herramienta digital SaaS de gestión de la innovación abierta.

    Escribe un comentario

    Tú correo no será publicado.*