Intraempredimiento

10 elementos clave para un programa de intraemprendimiento de éxito

El intraemprendimiento debería ser la primera de las fórmulas de innovación abierta a aplicar por cualquier organización que esté empezando.

¿Qué mensaje estaríamos enviando a nuestra organización, si preferimos colaborar con agentes externos antes que con el talento interno? Primero confía en los de dentro. Crea cultura. Aprende. Y después ábrete a nuevos stakeholders del ecosistema.

En SDLI, durante la última década, hemos tenido la oportunidad de colaborar en numerosos programas de intraemprendimiento en todo tipo de organizaciones y sectores, tanto a nivel local como internacional. En 2021 tuvimos el honor de colaborar en la mejor iniciativa de intramprendimiento del año en Barcelona, según el BIZ Barcelona, que fue otorgada a Damm por su iniciativa LAB1876. ¡Y merecido que fue el premio!

 

“El  intraemprendimiento es vital para aprender a hablar y practicar el lenguaje de la innovación, facilitando así la conexión con el ecosistema (startups, centros tecnológicos…)”

Jordi Torrent, Director de Innovación Abierta de Damm

 

Intento resumir en este post algunos de nuestros aprendizajes durante estos últimos años.

Qué es el intraemprendimiento

El intraemprendimiento es un modelo de innovación enfocado a la participación de los profesionales para emprender desde dentro, con el apoyo de la organización.

Esta forma de hacer innovación en las organizaciones tiene un gran potencial, por dar voz al talento interno que más cerca está de las necesidades del usuario final, y que más vive las ineficiencias y oportunidades de mejora de la organización, en su día a día.

Ventajas de intraempredimiento

Algunas de las ventajas del intraemprendimiento tanto para organizaciones como para profesionales, aquí lo explícabamos desde su punto de vista, son:

  • Mayor satisfacción, motivación y autorrealización en el trabajo.
  • Aumento de la productividad y eficiencia de la organización.
  • Mejora de la percepción de la organización y capacidad de atracción de nuevo talento.
  • Aumento del sentimiento de pertenencia a la organización.
  • Incremento del espíritu emprendedor y por tanto de la capacidad innovadora de la organización.
  • Mayor capacidad de generar nuevo conocimiento asociado a las necesidades de los usuarios.
  • Mayor agilidad en la generación de soluciones de valor para los clientes de las organizaciones.

 

“El intraemprendimiento es un mecanismo clave para potencia la innovación dentro de la compañía: Mejora el engagement del personal interno a la vez que nos permite poner en marcha proyectos arriesgados que de otra manera no tendrían cabida”
Margarida López, Director of Innovation & Digital Transformation de TMB

Barreras al intraempredimiento

Sin embargo, como todo vehículo de innovación, el intraemprendimiento genera al mismo tiempo algunas tensiones organizativas, por ejemplo:

  • Necesita tiempo para que los innovadores corporativos puedan avanzar con sus proyectos de innovación, lo que puede limitar el tiempo disponible para los proyectos del día a día ya asignados.
  • Se salta jerarquías internas que crean, en caso de no existir la cultura adecuada ni las alianzas previamente establecidas, roces y suspicacias que pueden impedir el éxito del programa.
  • Exige a la organización reservar presupuesto para experimentar con proyectos inciertos.
  • Existe cierta tensión con las unidades de negocio para negociar quien lidera la implementación de las soluciones que parecen más prometedoras.

Si estás pensando en lanzar tu propio programa de intraemprendimiento, o reflexionando sobre cómo mejorar el que ya tienes en marcha, os comparto 10 elementos clave que todo programa de intraemprendimiento de éxito seguro que tiene:

 

10 elementos clave de los programas de intraemprendimiento de éxito

  • Crea la visión. El para qué de la innovación: Define qué quieres conseguir a largo plazo con la innovación. Comunica por qué es importante. Explica por qué es relevante la participación del talento interno. Despliega estos mensajes en los canales y formatos más adecuados para que lleguen a todo el mundo. Sin saturar. Sé creativo, que para algo estás comunicando la innovación.
  • Define el tablero de juego: Comunica qué entiendes por innovación. Define cuáles son los retos estratégicos a resolver, y qué tipo de innovación estás buscando. Deja claro qué entra en el juego y qué no. Pon foco. No pidas ideas, llama a soluciones a retos concretos.
  • Ábrete a todo el mundo en la organización: no crees ligas internas. Los que pueden innovar y los que no. No los escojas a dedo. Deja que vengan los que quieren innovar. Abre la oportunidad de aportar innovaciones a toda la organización. Cuánto más lejos del “centro” estén, generalmente más cercanas a la realidad del cliente (interno y externo) son las ideas que te llegarán. Y aprovecha la oportunidad para fomentar la diversidad, conocimiento cruzado, personas que se conocen por primera vez y que aprenden desde el primer minuto algo nuevo: quién es su compañero de equipo, qué hace en la compañía, y qué saber hacer mejor que yo.
  • Ofrece los recursos necesarios: tiempo para la creatividad. Recursos (por pocos que sean) para desarrollar primeras versiones de las soluciones. Procesos y herramientas para compartir propuestas, y metodologías para aprender a validar las ideas. Para muchos trabajadores con ideas, será la primera vez que piensen que realmente pueden emprender, dentro de la organización. Muchos no se sentirán capaces. Pon de tu parte para que la innovación desde dentro pueda surgir. Facilita el camino.
  • Se simple, claro y transparente: por qué fases pasarán las ideas, qué criterios se tendrán en cuenta para avanzar con ellas, cuáles son las prioridades estratégicas en las que se centrará el comité de innovación. Comunica internamente todo lo que puedas para que no quede duda por resolver. Pero sobre todo: no lo hagas demasiado complejo. ¡La innovación de por sí ya lo es!
  • Genera cultura de agilidad, autonomía y experimentación: la innovación en el entorno actual pide de metodologías de innovación ágiles  y centradas en el usuario. Que se basan más en la validación de cliente que en la toma de decisiones de un comité interno que todo lo sabe. No permitas que las ideas esperen validación interna durante meses. Testea en mercado las ideas antes de llevarlas a las unidades de negocio, donde el día a día las ahogará. Tampoco dejes que los equipos de innovación pasen meses trabajando en un proyecto que se ha convertido en “zombi”. Crea plazos rápidos. Exige validaciones a corto plazo. Y capacita a tus profesionales, a medida que pasan por el programa, para que sean autónomos en el desarrollo de sus futuras propuestas. Conviérteles en agentes de innovación que lideren la transmisión de esta cultura de innovación al resto de la organización.
  • Incentiva la innovación. Acepta el error. Premia el aprendizaje: el dilema del innovador es demasiado potente como para pretender innovar sin una buena propuesta de incentivos a la innovación. Tu programa de intraemprendimiento necesita crear espacios para que los equipos experimenten con sus ideas, pasando por todas las dificultades que ello implica. Hazles saber que el error es intrínseco a la innovación, y además una valiosa forma de aprendizaje. Por ello, es bueno que no sólo reconozcas a los equipos de los proyectos que son un “éxito”, sino también el esfuerzo de los profesionales que ofrecen su talento para innovar, y que han generado un aprendizaje nuevo a la compañía a través de sus proyectos (aunque estos no hayan sido aceptados finalmente por el mercado). Sólo así crearás una cultura organizativa que realmente apueste por la creatividad, exploración y la innovación.
  • Compromiso de implementación (inversiones semilla): prioriza e invierte en los proyectos de mayor impacto (valor para el usuario y potencial de mercado). El intraemprendimiento se basa en apoyar el desarrollo de ideas innovadoras. No de TODAS las ideas. Deja claro desde el inicio que deberás filtrar en qué proyectos inviertes. Porque los recursos son limitados. Pero no filtres tanto como para acabar creando un museo de prototipos. El intramprendimiento está para llevar realmente nuevas soluciones a mercado y generar impacto en negocio. Invierte en quick wins (para ganar credibilidad con resultados a corto) pero también en proyectos inciertos pero de alto potencial (para alcanzar la visión aspiracional) que testeas en pequeño con el mercado y vas haciendo crecer a medida que validas. Deberías tener un pipeline de proyectos diversos.
  • La innovación es una experiencia única, pero también es un continuo. Sí, haz que tu programa de intraemprendimiento tenga algo inspirador, especial, distinto al día a día. Pero no hagas que dependa exclusivamente de un evento o de un momento determinado del año en el que el comité de innovación se puede reunir para tomar decisiones. No selecciones un proyecto de innovación (o dos o tres) al año y ya. Canaliza las ideas en continuo, ayuda a buscarles salida, identifica los quick wins que aportarán valor al negocio hoy, y que te permitirán darte ese espacio para invertir también en los proyectos más inciertos. Es decir, trabaja muy bien el “front” del programa de intaemprendimiento, pero no olvides que el back-end sucede cada día, y que ahí surgen la mayoría de las oportunidades.
  • Demuestra resultados y visibiliza al talento: Comunica, todo lo que puedas, sobre los proyectos implementados y equipos de innovación que los han liderado, al resto de la organización. Visibiliza que el cambio está ocurriendo en el presente. Que se está dando espacio a personas que apuestan por nuevas soluciones. Que se está creando impacto.

 

Si tu programa de intraemprendimiento no acabar de funcionar, es probable que falle en alguno de los 10 puntos aquí sugeridos. Pero en cualquier caso, no caigas en la creencia de que hay un único modelo de intraemprendimiento de éxito. No lo hay. La gestión de la innovación debe adaptarse al entorno y el contexto organizativo, que es cambiante. Los retos nunca son definitivos y por ello debes ser flexible para adaptar el modelo de innovación de tu organización a las nuevas necesidades que van surgiendo. Es sano ir ajustando el modelo de intraemprendimiento a medida que la organización madura, y deberás comunicarlo internamente a medida que introduces los cambios.

intraemprendimiento

Gracias por leernos, y si crees que podemos ayudarte con tu iniciativa de intraemprendimiento, estaremos encantados de hablar contigo.

Ignasi Clos

MSc in Business Innovation por Deusto Business School. Economista especializado en International Business y Marketing. Profesor de Innovación, Open Innovation y Entrepreneurship en EADA, UOC y Esci-UPF. Creador del método i-flow de transformación cultural para la innovación. Aglutina más de 15 años de experiencia como consultor de internacionalización, estrategia, innovación y transformación organizativa y cultural, primero en Acció, después en Deloitte, y finalmente desde 2012 en SDLI, donde es Socio Fundador y CEO.

    Escribe un comentario

    Tú correo no será publicado.*