El futuro de la movilidad urbana: Innovación y cambio de paradigma

El futuro de la movilidad urbana: Innovación y cambio de paradigma

En las calles de Barcelona hay 6.000 vehículos por quilómetro cuadrado. Se realizan 4.2 millones de desplazamientos diarios y, uno de cada tres, se hace con vehículos a motor con un solo ocupante. Según la Autoritat del Transport Metropolità (ATM), el 62% de las emisiones de CO2 del transporte en carretera, proviene de la movilidad de pasajeros. Además, con el aumento del precio de la vivienda, se ha observado que muchas familias se mudan a la periferia a pesar de trabajar en la ciudad, teniendo que utilizar el coche diariamente. ¿Resultado? Una elevada contaminación, problemas de estacionamiento, gran congestión en las calles y alta accidentalidad debido al transporte de personas.

Todo esto hace necesario un cambio disruptivo: El actual modelo de movilidad no es sostenible.

Barcelona como capital europea de la movilidad urbana

Hoy en día existen muchas acciones dirigidas a mitigar esta situación, ya sea a través de protocolos de actuación desde la administración, el auge del coche eléctrico y nuevos servicios de movilidad compartida. En Barcelona, la administración local ya está empezando a implementar un nuevo modelo de movilidad urbana y tomando medidas correctoras al respecto. Limitar la circulación de vehículos contaminantes en las rondas, aumentar la red de carriles bici, pacificar las calles mediante la creación de las famosas Superilles o la primera regulación de patinetes eléctricos.

Es por ello por lo que la European Institute of Innovation and Technology (EIT) ha designado recientemente al consorcio MOBILus, liderado por la capital catalana, para ser el encargado de desarrollar la comunidad de innovación que sentará las bases de este cambio de paradigma. MOBILus actuará como un gran laboratorio europeo de soluciones sostenibles y eficientes frente a los retos que plantea el futuro de la movilidad urbana, contando con una financiación de 1.600 millones de euros. Una auténtica revolución.

Hacia un modelo centrado en el usuario

Por otra parte, el coche eléctrico toma más presencia, llegándose a realizar en Catalunya el 40% de las matriculaciones de todo el país. ¿Es este modo de transporte la solución a la problemática mencionada o un mero parche de transición? No hay duda en que el automóvil eléctrico supone unos grandes beneficios al reducir la emisión de CO2, pero mantiene el inconveniente del espacio que ocupa. Los vehículos urbanos implican congestión y zonas de estacionamiento, limitando las posibilidades de diseño de la ciudad del futuro.

En paralelo, las nuevas tecnologías que permiten la monitorización de vehículos a distancia han favorecido la creación de nuevos servicios de movilidad compartida, como el Carsharing o el Motosharing, flotas de vehículos repartidos por la ciudad que se pueden alquilar por minutos y son accesibles las 24 horas. Esta nueva corriente se posiciona como alternativa al patrón tradicional basado en el coche particular y el transporte público.

El futuro de la movilidad no va a llegar por parte de un solo medio si no de la conjunción y coordinación de diferentes modos de transporte y un ejemplo de ello es el Mobility As A Service (MaaS). Este concepto se enfoca en cómo consumiremos los medios de transporte en el futuro. La movilidad pasa a ser un servicio al que se accede mediante una única plataforma que integra la planificación de rutas, la reserva del transporte, la emisión de billetes electrónicos y el sistema de pago. Teniendo en cuenta todos los modos de transporte de la ciudad, tanto públicos como privados.

Mobility As A Service

MaaS pide a los pasajeros que indiquen cómo se mueven a diario para poder mejorar sus desplazamientos de manera más fácil, ágil y sostenible sin tener que recurrir al vehículo privado. Implica posicionar las necesidades del usuario en el centro del desarrollo del nuevo modelo. En otras palabras, utilizar la innovación y el Design Thinking.

El reto está en cambiar el rumbo de la movilidad y definir un nuevo patrón que priorice los modos activos frente al vehículo privado.

Rediseño del modelo de negocio: Innovar o morir

La industria de la automoción está experimentando una transformación radical hacia un nuevo ecosistema. Las compañías se están preparando para ello definiendo otros modelos de negocio y asociaciones, decidiendo dónde y cómo jugar para ganar. Un ejemplo de ello es SEAT, con la creación de Metropolis:Lab. Se trata de una startup centrada en la movilidad del futuro, que recientemente, se ha aliado con Segway para el lanzamiento de un patinete eléctrico de la marca.

Las empresas y la administración pública deben preguntarse cuál es el rumbo que van a seguir las ciudades para adaptarse a ellas. El desarrollo de las Smart Cities debe tener detrás un plan estratégico y una visión a largo plazo sobre cuáles son y serán las necesidades de los ciudadanos en aspectos de movilidad y transporte. Y para ello, es fundamental explorar soluciones innovadoras que se adapten a la cultura del cambio.

La forma en que viajamos está cambiando y las instituciones deben reconsiderar cómo van a crear valor en este entorno. Es el momento de la innovación disruptiva en movilidad, de la colaboración entre entes públicos y privados para diseñar el mejor futuro de nuestras ciudades.

The following two tabs change content below.
Helena Aguilar

Helena Aguilar

Graduada en Negocios y Marketing internacional en ESCI-UPF y en Magisterio en la Universidad de Barcelona. Ha trabajado en el sector de la automoción y se ha centrado en el área de innovación y emprendimiento. Ha recibido premios de reconcomiendo por proyectos como MOVe-U, idea de negocio que aporta soluciones a los retos de la movilidad del futuro. Actualmente trabaja como consultora de Innovación Abierta en Induct SEA en el sector educativo y de movilidad.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviarnos tus datos manifiestas que has leído y aceptas nuestra Política de privacidad y cookies

*