mundo VUCA

El método iFlow de SDLI: la respuesta a un mundo VUCA (más que nunca)

Hace un tiempo que oímos en las organizaciones las palabras: crisis, desaceleración de la zona euro, contracción en la economía alemana, guerra comercial entre EUA y el resto del mundo. Además, la crisis del Covid-19 ha echado más leña al fuego en un mundo VUCA que ahora es todavía más incierto. Hoy os hablamos de cómo transformar y preparar tu organización en una empresa con flow, a través del método iFlow. 

¿Qué es el mundo VUCA?

Este concepto, formulado por el ministerio de defensa americano, describe el entorno en el que nos va a tocar jugar, es decir, un mundo Volatily, Uncertainty, Complexity, Ambiguity.

  1. Un nivel alto de volatilidad, donde los cambios de tecnología, tendencias y comportamiento de los usuarios son rápidos y constantes.
  2. La incertidumbre hace que la capacidad de predicción sea cada vez menor, y que los planes estratégicos queden anticuados de forma rápida.
  3. Complejidad, ya que los cambios son multifactoriales, y no hay una forma única y definida de afrontarlos.
  4. Ambigüedad, porque esta misma complejidad hace que, prever e identificar amenazas, sea cada vez más difícil.

De hecho, el mundo VUCA nos sitúa en un entorno de crisis permanente. Recordemos que el origen de la palabra crisis proviene del griego y significa cambio, y el cambio va a ser permanente y en constante aceleración.

¿Cómo debe una organización afrontar este entorno de crisis permanente?

Debemos preparar nuestras organizaciones para vivir en un mundo más VUCA que nunca, y tener la capacidad de adaptarlas rápidamente a los cambios.

Necesitamos una organización flexible, capaz de afrontar estos cambios. Y este es el tipo de organización que te ayuda a impulsar el modelo iFlow de SDLI.

iflow

Innovation First

La organización debe tener claro que la innovación va a ser una prioridad, y la herramienta que va a transformar la organización. Trabajamos en cuatro palanzas para poner la innovación en el centro del modelo de negocio:

  • Agilidad: Los cambios van muy deprisa, así que conviene dejar a un lado los planes estratégicos, y adoptar herramientas ágiles de planificación e identificación de retos para la organización.
  • Innovación participativa: Pone el trabajador y el cliente en el centro. Si los profesionales escuchan y entienden, sabrán encontrar soluciones innovadoras.
  • Capacidad de Experimentación: Este concepto introduce la cultura del riesgo y del error. Si no experimentamos, no nos equivocamos, pero tampoco avanzamos.
  • Compromiso innovador: para superar el dilema del innovador, necesitas dedicar esfuerzos y recursos de forma constante a la innovación. Sólo así conseguirás resultados a largo plazo.

Liderazgo innovador

  • Propósito: Se debe desarrollar una empresa con propósito auténtico para que los profesionales formen parte del ADN y compartan objetivos y valores; así se consiguen sinergias mágicas.
  • ADN innovador: Los profesionales de la organización deben implicarse personalmente en la transformación de la organización, desarrollando las habilidades y competencias propias de las personas creativas. Así se impulsa el ADN innovador de la organización.
  • Comunidad Social: la innovación son nuevos diálogos. Una organización será capaz de crear cultura de innovación en la medida en que sepa construir espacios de dialogo fuera de las tareas diarias relacionadas con estrictamente con el trabajo. Sal del organigrama, ¡piensa en “sociograma“!
  • Sesgo a la acción: los nuevos entornos piden profesionales capaces de buscar de manera activa los problemas, oportunidades y tecnología que aporten nuevas soluciones, para que sean más eficaces, menos costosas o más sostenibles.

Organización abierta

  • Equipos autónomos: la empresa abierta empieza desde dentro, rompiendo silos, creando equipos multidisciplinares y transversales, pequeños, y con la mayor autonomía posible, para desarrollar de forma ágil soluciones a corto plazo que resuelvan retos estratégicos. Así es como funciona la innovación ágil.
  • Transparencia: Las organizaciones deben ser cada vez más transparentes, tanto internamente como externamente, por ejemplo TESLA y las patentes.
  • Comunidades con stakeholders: ¿Cómo captamos el conocimiento que está fuera y que podría ayudarnos a mejorar nuestra propuesta de valor? Lo hacemos generando comunidades de innovación, como por ejemplo Almirallshare, la iniciativa de open innovation de la farmacéutica Almirall, a través de la cual colabora con investigadores del mundo entero. O Chiesi Neostart, una comunidad de co-creación pacientes y profesionales médicos del sistema nacional de salud, que desarrollan desde 2017 soluciones centradas en las necesidades del usuario.
  • Startups y tecnología: ¿Qué están haciendo las startups en nuestro sector? Han creado organizaciones tremendamente ágiles, y con gran capacidad de crecimiento. Se trata de incorporar con ellas la cultura digital en la organización. Si no lo hacemos nosotros, lo va a hacer un competidor, tarde o temprano.

WOW de la experiencia del trabajador

  • Autonomía de los empleados: Hay que construir un modelo de organización que facilite la autonomía de los empleados.
  • Desarrollo personalizado: Cada vez más profesionales necesitan un entorno en el que se les permita desarrollar su talento en base a sus habilidades, potencialidades e intereses personales, mientras se adapten al propósito de la organización.
  • Reconocimiento: El talento debe ser reconocido para retenerlo, y los profesionales prefieren ser parte de proyecto motivador, en vez de, disponer de un gran sueldo y un proyecto aburrido.
  • Realización personal: crea una organización que represente una palanca para el desarrollo personal de los profesionales. Por ejemplo, no hay mejor forma de desarrollo que ofrecer la posibilidad de intraemprendeduría a tus profesionales, fomentando una carrera profesional propia con el soporte de la compañía.

Realiza un primer diagnóstico de cultura de innovación con el método iflow de SDLI

Si somos capaces de transformar nuestra organización y hacerla flexible, con capacidad de adaptarse a los cambios rápidamente, implicando a los profesionales en el desarrollo de nuevos productos, etc.  podremos gestionar las crisis y hacerles frente, generando propuestas de valor innovadoras para nuestros clientes. El método iFlow de SDLI te ayudará a diagnosticar tu cultura corporativa y el contexto organizativo para la innovación, para establecer un plan de acción de innovación ágil que piense en el largo plazo.   

Joan Ras

Economista y Máster en Economía Aplicada por la UPF. Fue Socio consultor de Estrategia y Operaciones durante más de 15 años en Auren, especialmente en los sectores de la Enseñanza, Público, y Salud. Desde 2012, es Socio del grupo Induct Software (plataforma digital SaaS de gestión de la innovación abierta), y Socio Director de SDLI, agencia de innovación abierta. Es Profesor de Innovación y Emprendimiento en la UPF.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    Uso de cookies

    Utilizamos cookies propias y de terceros para medir tu actividad en éste sitio web y mejorar el servicio ofrecido mediante el análisis de tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies