El futuro del trabajo: 7 tendencias hacia un modelo de empresa humanista

El futuro del trabajo: 7 tendencias hacia un modelo de empresa humanista

Comenzada la segunda década del siglo XXI, el debate está en todas partes. ¿Afrontamos el fin del trabajo? ¿Las máquinas tomarán el mando? ¿Deberán pagar impuestos los robots? En realidad, este debate es constante desde la primera revolución industrial, y los datos han demostrado que, con más tecnología, mayor calidad de vida, y más trabajo para las personas. Eso sí, con elevadísimos peajes personales para muchos. 

Hoy, defendemos una tendencia para un futuro del trabajo que quizás pueda resultar contraintuitiva para muchos. Y es que, en plena revolución tecnológica (que como humanidad afrontamos el momento de la singularidad), vamos hacia un modelo de empresa que rompe con la estructura organizativa de la era industrial: la empresa humanista. Un modelo que se basa solamente en la tecnología para impulsar el potencial creativo de las personas, quienes las harán realmente diferentes, especiales y de éxito.

La empresa humanista, una respuesta para a la ubicuidad tecnológica de la Sociedad de la Innovación

Llevamos unos cuantos años viviendo una profunda transformación de nuestro entorno de trabajo, a través de la constante incorporación de la tecnología en todo lo que hacemos: correos electrónicos que nunca acabamos de leer; grupos corporativos de mensajería instantánea (WhatsApp, Slack, etc.) que cortan con su ruido silencioso nuestra concentración; herramientas digitales para gestionar nuestras tareas diarias, como la gestión del tiempo, o la gestión de tareas en proyectos, redes sociales corporativas, etc.

Una vez madurada la obligatoriedad de la transformación digital del trabajo y los negocios, nos toca ahora hacer frente a la siguiente ola dominada por la robotización, la automatización, el big data, el Internet of Things, y la Inteligencia Artificial. Por todo ello, es lógico hablar del futuro del trabajo como un lugar más dominado por la tecnología, en el que los puestos de trabajo menos cualificados serán cuestionados de manera constante. 

Se dibuja así un futuro en el que, pasado el momento de la singularidad (cuando las máquinas superen a los humanos en capacidades intelectuales y haya menos puestos para “humanos”) se abordará lo que llamamos futuro transhumanista, con la necesidad de instaurar la renta universal y aplicar impuestos a los robots. 

Pero hoy, adentrándonos ya en la segunda década del siglo, voy a compartir algunas tendencias del futuro del trabajo que nada tienen que ver con el apocalipsis y la distopia tecnológica. Se trata de tendencias contraintuitivas sobre el futuro del trabajo, con la mirada puesta en 2030, y que tienden hacia la generación de entornos de trabajo más humanizados. Esta es la empresa humanista, una organización que busca impulsar el potencial creativo de las personas en la era de la ubicuidad tecnológica, la única forma futura posible para las empresas. 

Si te sorprende alguna de estas tendencias (que ya hemos observado), y te inspiran para realizar algún cambio en tu empresa, ¡este post ya habrá valido la pena!

7 tendencias del futuro del trabajo para un modelo de empresa humanista

  1. Habilidades blandas: En esta tendencia, aumenta la demanda de profesionales con nuevas habilidades relacionadas con la parte más humana: creatividad, empatía, colaboración, etc. Se busca la característica que hace únicas a las personas, aquella que no se encuentra en un algoritmo. Durante los próximos años, la ejecución y la toma de decisiones lógicas se atribuirán a las máquinas, mientras las decisiones complejas la realizarán las personas a través de su creatividad y empatía.

    Empresas humanistas
    Fuente: Intuition
  2. Perfiles con background humanístico: Cada vez, las empresas pedirán mayor talento con background humanístico, a diferencia de los últimos años. En un entorno en el que la tecnología puede modificar la vida y el futuro de sociedades enteras (con un impacto nunca visto), será necesario contar con perfiles profesionales formados en ética para la toma de decisiones, con valores humanísticos, con una visión antropológica de los negocios, etc.  
  3. Diversidad en la empresa: En la Sociedad de la Innovación, las decisiones humanas serán aquellas más complejas. Para resolver el tipo de problemas que se plantean en entornos VUCA, más allá de las máquinas o de los grandes expertos, necesitaremos disponer de distintas perspectivas. En este sentido, empezaremos a ver personas jóvenes en comités de dirección, la incorporación de personas jubiladas, o la creación de redes de talento externo para resolver problemas complejos. La diversidad en la empresa es una tendencia inevitable.
  4. Equilibrio personal y profesional: La salud integral del trabajador es clave para asegurar su máximo rendimiento en un entorno constantemente estresante, lo que deriva en iniciativas que ya se están llevando a cabo como: 
  5. Centrarse en el flow y motivación intrínseca: Las organizaciones ya no pueden permitirse trabajadores que no estén motivados. Todos los estudios sobre employee engagement demuestran que, más allá de un sueldo, los trabajadores buscan principalmente 3 cosas:
    1. Desarrollo personal y profesional. 
    2. Sentimiento de comunidad para establecer relaciones de valor.
    3. Una causa, un propósito por el que trabajar.Compañías como Google, con una fuerza laboral de más de 100.000 trabajadores, muchos de ellos deslocalizados y que no se conocen físicamente, están trabajando para asegurar el mantenimiento del flow y la motivación intrínseca de sus trabajadores. De esta manera,  Google ha conseguido los mismos niveles de satisfacción entre los profesionales que realizan teletrabajo y los que no, algo que (teóricamente) no era posible, según los estudios previos.

      Facebook Motivators
      Fuente: Harvard Business Review, estudio elaborado por el equipo de Facebook
  6. Naturalización del trabajo en la vida de las personas: Seguro que recuerdas la pregunta “¿Trabajas para vivir o vives para trabajar?”. En la Sociedad de la Innovación, ha dejado de tener sentido. Los límites entre campos y sectores son cada vez más borrosos. También los límites entre el trabajo y el ocio. Somos lo que hacemos. Y una de las principales cosas que hacemos, es trabajar. Ahora la pregunta más pertinente es “¿Por qué debemos ser algo en lo profesional y otro distinto en lo personal?”. Las nuevas generaciones, especialmente con la llegada de los Centennials al liderazgo empresarial, naturalizarán su forma de ser en la empresa, rompiendo las barreras creadas en generaciones anteriores.
  7. Realización personal en el trabajo: Por otro lado, es también natural que el trabajo pase a ser un canal de realización personal, esperando algo más que un sueldo de lo que hacemos en el trabajo. Y si llevamos este punto al extremo, el trabajo también puede llegar a convertirse en una forma de activismo social.

¿Qué futuro quieres para tu empresa?

Como siempre que hablamos de tendencias de futuro, es conveniente recordar que no existe un único futuro. Múltiples futuros conviven en paralelo. Y, de hecho, estas 7 tendencias convivirán con otras muchas tendencias relacionadas con el futuro del trabajo, que no estarán alineadas con un modelo de empresa humanista. 

Por ejemplo, hablamos de tendencias con el menor nivel de contacto entre personas de una organización, la multiplicidad de carreras en paralelo, el incremento de la gig economy y el trabajo puntual por proyectos, más que la integración en organizaciones o equipos. Todas ellas son tendencias que, a mi parecer, no promueven el humanismo en la empresa, pero que tampoco lo limitan. Sencillamente plantean un nuevo contexto.

En realidad, lo importante del mensaje es que, como líder que eres, puedes decidir qué futuro quieres crear. Puedes decidir qué tipo de organización quieres para la Sociedad de la Innovación: una que impulse el potencial creativo humano, o una que se base únicamente en la eficiencia tecnológica como vector diferencial en tu mercado. 

¡Tú decides!

The following two tabs change content below.
Ignasi Clos

Ignasi Clos

Socio y Director de Proyectos de Innovación Abierta en Induct SEA, S.L.
Graduado en Negocios y Marketing internacional. Fue consultor de internacionalización en las oficinas de los Estados Unidos de Acc10 (Nueva York y Miami) durante 2 años, consultor de Estrategia y Operaciones en Deloitte, SL durante 4 años, y desde 2010 está involucrado en el mundo de la innovación y el emprendimiento, como consultor para pequeños emprendedores, y como Socio Director de Proyectos de Innovación Abierta en la oficina en Barcelona del Grupo Induct. Es professor de Innovación y Emprendimiento en la UPF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviarnos tus datos manifiestas que has leído y aceptas nuestra Política de privacidad y cookies