¿Cuándo aplicar la innovación abierta en la empresa?

¿Cuándo aplicar la innovación abierta en la empresa?

“By all means let’s be open-minded, but no so open-minded that our brains drop out”.

Richard Dawkins

innovación

Según un estudio de Alliance Management Group (AMG), el 70% de las alianzas corporativas, es decir de una empresa con otra (una de las formas que toma la innovación abierta), fracasan.

Ante el nuevo paradigma de innovación abierta, algunas preguntas azotan a todo Director General o al Comité de Innovación de una empresa motivada por la innovación:

  • ¿Estoy preparado para la innovación abierta?
  • ¿Cuándo debo aplicar la innovación cerrada y cuándo aplicar la innovación abierta?

A pesar de todo lo mencionado hasta ahora en este blog y nuestra pasión por la innovación abierta, no debe considerarse que la innovación cerrada sea una estrategia del pasado que debamos enterrar. Una organización que siga el modelo de empresa abierta debe saber entenderse, y al mismo tiempo adaptarse y elegir la combinación de las estrategias de innovación cerrada y abierta que le serán más óptimas para la gestión de la innovación en su organización.

Para ello, es necesario realizar un análisis previo. La misma AMG propone una metodología de análisis de la idoneidad de la innovación abierta para cualquier empresa de cualquier tamaño. La metodología que denominan WFGM, y que sigue los siguientes pasos:

  1. Want: se trata de que la empresa obtenga una clara comprensión de lo que busca y quiere. Cuáles son las necesidades del cliente que la empresa por sí sola no puede o sabe resolver, qué valor o solución a este reto puede generar, y qué pueden aportar agentes externos para obtener el tan ansiado objetivo.
  2. Find: ¿la empresa sabe dónde buscar ese agente externo que le solucionará su reto de innovación, o dependeremos de que el CEO conozca, algún día, a otro CEO de una empresa con sinergias? Se trata aquí de poner en marcha una red, el ecosistema o comunidad de cada empresa, implicando especialmente aquellos agentes que trabajan en un ámbito relacionado con lo que la empresa busca, por lo que este punto, está estrechamente relacionado con el anterior.
  3. Get: empieza a trabajar conjuntamente con agentes externos, estableciendo objetivos compartidos, roles, recursos, límites de la relación y modelos de colaboración.
  4. Manage: se trata de poner en marcha los procesos, personas y herramientas necesarias para gestionar la innovación con agentes externos.

En cualquier caso, hará falta por tanto un análisis previo de cuáles son los puntos fuertes y débiles de cada organización, dentro del proceso de innovación, para así poder decidir en qué ámbitos aplicar una estrategia de innovación abierta y en cuáles aplicar estrategias de innovación cerrada.

Muchas empresas y organizaciones consideran que la innovación abierta funciona principalmente:

  1. En las fases de ideación: “cuantas más ideas buenas podamos trabajar nosotros, mejor”.
  2. En todos los tipos de innovación que no son de producto o servicio: “los productos y servicios que hacemos, los hacemos nosotros para sorprender a los demás”.

Estas dos asunciones son falsas:

  1. ¿Por qué parar la colaboración con el exterior en la fase de ideación? La innovación abierta puede, y de hecho debería, ser aplicada en cualquier fase del proceso de innovación, siempre que esta aproximación genere mayor valor que la aproximación en cerrado. La innovación es un proceso largo, y en cualquier fase del mismo, el conocimiento externo puede aportar nuevo valor. Por ejemplo, en el Hospital de Sant Pau en Barcelona, un equipo de la Agència de Qualitat i Avaluació de la Sanitat del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya participa en la fase de evaluación y desarrollo de las mejores ideas, con el objetivo de enfocar los esfuerzos de innovación del hospital hacia aquellas oportunidades de mayor potencial sistémico para el sistema de salud catalán.
  2. Existen múltiples ejemplos de nuevos productos y servicios surgidos de colaboraciones entre organizaciones y profesionales. Por mencionar de nuevo un ejemplo del sector salud en Cataluña: la mochila ergonómica desarrollada por la compañía de material infantil Miquel Rius y el Hospital infantil de Sant Joan de Déu.


Así que como en muchos otros casos, la respuesta a la pregunta de cuándo aplicar la innovación abierta es: depende (de los puntos fuertes y débiles de la organización, y de los objetivos de diferenciación de la compañía, entre otros). Hablaremos de esto más adelante en el blog.

En definitiva, la innovación abierta representa un modelo eficaz y más rentable que el modelo cerrado, para incrementar la capacidad innovadora de la empresa, pero no debemos limitarnos solo a este tipo de innovación, y no es para todo el mundo, o mejor: no todo el mundo está igualmente capacitado para adentrarse en ella.

¿Qué te ha parecido este post?  ¡Comparte!

The following two tabs change content below.
Ignasi Clos

Ignasi Clos

Socio y Director de Proyectos de Innovación Abierta en Induct SEA, S.L.
Graduado en Negocios y Marketing internacional. Fue consultor de internacionalización en las oficinas de los Estados Unidos de Acc10 (Nueva York y Miami) durante 2 años, consultor de Estrategia y Operaciones en Deloitte, SL durante 4 años, y desde 2010 está involucrado en el mundo de la innovación y el emprendimiento, como consultor para pequeños emprendedores, y como Socio Director de Proyectos de Innovación Abierta en la oficina en Barcelona del Grupo Induct. Es professor de Innovación y Emprendimiento en la UPF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviarnos tus datos manifiestas que has leído y aceptas nuestra Política de privacidad y cookies

*