26 lecciones de liderazgo del Renacimiento en Florencia: Lorenzo de Medici (parte 2)

26 lecciones de liderazgo del Renacimiento en Florencia: Lorenzo de Medici (parte 2)

(Este post es la continuación de 26 lecciones de liderazgo del Renacimiento en Florencia, Parte I).

La grandeza, la lealtad (incluso si es arriesgada), la alegría de vivir, el compromiso con la comunidad, la mentoría de grandes talentos, la pasión por lo que se hace y conectar personas e ideas para estimular la creatividad, y también, ganar poder. Estas son en resumen las características del liderazgo de Lorenzo de Medici, Il Magnifico. Las detallamos aquí.

Lorenzo di Medici fue uno de los nietos de Cosimo. Él y su hermano Giuliano gobernaron Florencia durante el Renacimiento. Una de las primeras cosas que podemos decir acerca de Lorenzo es que siguió, e incluso superó, las lecciones aprendidas de su abuelo (relatadas en la parte I de esta serie de posts), tales como:

Lecciones de liderazgo derivadas de Cosimo:

  • El propósito es lo que marca la diferencia: Un líder necesita saber para qué quiere el poder. Lorenzo buscaba defender a la República de Florencia de los extranjeros (franceses, españoles e incluso otros italianos), como sus antepasados lo hicieron.
  • Defender los territorios y los valores locales, incluso contra los poderes formales si era necesario (como el Papado, con el cual Lorenzo tuvo que enfrentarse).
  • Las relaciones son poder. Es importante tener en cuenta lo que las personas piensan de ti y también lo que pasa a tu alrededor. Saber lo que motiva a la gente (empatía) es una de las mayores fuentes de poder.
  • Ser modesto y humilde. De hecho, esto fue lo que enseñó a su hijo cuando éste se convirtió en el cardenal más joven de todos los tiempos.
El busto de Lorenzo, hecho por Verrocchio
El busto de Lorenzo, hecho por Verrocchio

Pero la historia nos lo presenta como “Il Magnífico” por razones distintas:

Lecciones de liderazgo de Lorenzo de Medici:

Lección #10: Buscar la paz, encontrarse a sí mismo y comprender su grandeza en la naturaleza

Para superar las presiones de la política italiana, Lorenzo siempre encontraba tiempo para estar solo. También pasaba mucho tiempo con personas con las cuales podía debatir ideas y aprender (como los filósofos Pico y Ficino), ya que creía que, para crecer, los líderes tenían que comprenderse a sí mismos, sus capacidades, debilidades, límites y potenciales. Tenían que entender por qué hacen lo que hacen y ser honestos al respecto. La idea es buscar la paz, encontrarse a sí mismo y comprender su grandeza en la naturaleza. Solo así entiendes quién eres y lo que tienes que hacer.

Lección #11: La innovación no sucede sola

Lorenzo de Medici creó la “Academia Platónica”, o “La Escuela de Atenas”, un espacio para conectar personas e ideas, desarrollando el potencial de la ciudad, el arte y su poder – los líderes tienen que entender que la creatividad acontece cuando una idea crea nuevas ideas, cuando innovaciones estimulan otras innovaciones, como, por ejemplo, cuando Sandro Botticelli pintó los poemas de Polizziano (“El nacimiento de Venus”). Los líderes deben facilitar las comunidades de creadores. Lorenzo lo hizo. Ésta es la razón por la cual las compañías tienen que conectarse con otras empresas y/o profesionales para poder innovar también.

La Acedamia PLatónica o Escuela de Platón. Liderazgo a través de conectar personas e ideas.
La Acedamia PLatónica o Escuela de Platón. Liderazgo a través de conectar personas e ideas.

 

Lección #12: Asociarse a las personas adecuadas y llegar a acuerdos es mejor que ser el gran hombre / empresa

Lorenzo lo hizo cuando se fue a Nápoles para llegar a un acuerdo con un rival (un aliado de su principal enemigo, el Papa Sixtus, que buscaba dominar Florencia), deteniendo así el ataque a Florencia. Encontrar relaciones mutuamente beneficiosas fue un movimiento clave para el gobierno de Lorenzo y también debe serlo para las empresas en el siglo 21: los escenarios cambian constantemente y estar siempre al día es importante, incluso más que ser el más grande. Ya se ha demostrado que el “too big to fail” es falso.

Lección #13: La importancia de la presentación personal

Lorenzo de Medici nos ha enseñado la habilidad de trabajar el aspecto con el que nos mostramos. Mientras el poder de Cosimo estaba basado principalmente en las relaciones, el poder de Lorenzo tuvo como base dos elementos: la construcción de relaciones (también), pero también la presentación personal y la percepción que los demás tenían de él.

Lección #14: Los lideres deben ser mentores e invertir en el talento emergente

Lorenzo lo hizo con la escuela de escultores (donde conoció a Michelangelo Buonarroti). Pero más que eso, después de identificar su talento lo llevó a los Palazzi de Medici y le hizo pasar tiempo y compartir el espacio con las grandes mentes del Renacimiento. Podemos traducirlo como la necesidad de las empresas hoy en día de crear vínculos con las universidades y ayudar en el desarrollo de los estudiantes.

El nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli
El nacimiento de Venus, de Sandro Botticelli

Lección #15: No solo la grandeza, busca también un bien mayor

Con toda esta inversión en las artes, Lorenzo demuestra que buscaba la grandeza, sí, pero perseguía principalmente un bien mayor, algo que no se encuentra en el poder, sino en nosotros. Lorenzo comprendía la comunidad a su alrededor y cómo podía transformarla. Él creía en las humanidades y, por lo tanto, promovía los estudios humanísticos para hacernos más humanos. Además, los añade a la necesidad de la cultivación personal: un líder no puede pensar solo por uno mismo, tiene que tomar sus decisiones con la comunidad en mente. Crecimiento personal, sí, pero por nuestro bien. ¿Cómo se conectará una empresa en el siglo 21 con su comunidad?

Lección #16: Uno necesita encontrar su objetivo y luchar por ello

Pero tal vez el mayor legado de Lorenzo, y probablemente del Renacimiento como movimiento, es la aspiración a la grandeza, “gloria del mundo”, por lo cual se niega a concentrarse en logros mediocres, siguiendo los pensamientos de Ficino – el filósofo florentino que estudiaremos en la tercera parte de este post-. Uno necesita encontrar su obra maestra y luchar por ella. ¡Tener una obra maestra con un profundo significado no sólo es importante, sino esencial! ¡Al diablo con el conformismo! Las empresas en el siglo 21 necesitan ser únicas no solo en la manera en que hacen las cosas, sino en el propósito que buscan.

En el tercer (y ultimo) post sobre la influencia del Renacimiento, os contaremos las lecciones de Ficino, el mejor amigo de Lorenzo, un filósofo florentino clave para el movimiento renacentista y el primer traductor de Platón.

Nos seguimos leyendo, ¡líderes de la sociedad de la innovación!

The following two tabs change content below.
Ignasi Clos

Ignasi Clos

Socio y Director de Proyectos de Innovación Abierta en Induct SEA, S.L.
Graduado en Negocios y Marketing internacional. Fue consultor de internacionalización en las oficinas de los Estados Unidos de Acc10 (Nueva York y Miami) durante 2 años, consultor de Estrategia y Operaciones en Deloitte, SL durante 4 años, y desde 2010 está involucrado en el mundo de la innovación y el emprendimiento, como consultor para pequeños emprendedores, y como Socio Director de Proyectos de Innovación Abierta en la oficina en Barcelona del Grupo Induct. Es professor de Innovación y Emprendimiento en la UPF.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*