10 razones para llevar la escuela a la nube

10 razones para llevar la escuela a la nube

Las tendencias tecnológicas impregnan nuestra sociedad y cambian las reglas del juego de todos los sectores económicos y sociales. Los cambios son contundentes y cada vez más rápidos.

Cloud computing

Gigantes como Microsoft, basados en un modelo de negocio de venta de producto, sufren hoy en día con la llegada del cloud computing y el Software as a Service (SaaS). De la misma manera que el sector del taxi con Uber, el hotelero con Airbnb o las Universidades con los MOOC.

El sector educativo, no es ajeno a estos cambios. Los nuevos modelos tecnológicos y de negocio imponen nuevos retos a las escuelas y Universidades. Esto, sumado a las propias tendencias del sector (personalización, creatividad, apertura de nuevos espacios físicos, autonomía) crea un cóctel tan apasionante como vertiginoso.

Esta virtualización de la educación, más enfocada al cliente y conectada a la nube, ha sido bautizada como Education as a Service (EaaS).

No podía ser de ninguna otra manera: en Sociedad de la Innovación pensamos que nos estaríamos equivocando si rechazáramos la oportunidad del EaaS, y por esta razón a  continuación os ofrecemos 10 razones por las cuales sería interesante que una institución escolar adaptase los parámetros de los SaaS:

  1. Fácil y rápido de usar:

Hasta ahora, la adopción de nuevos software era un proceso farragoso donde tenías que comprar un paquete, instalarlo (cuando no lo hacía un técnico), hacer formaciones, y una vez caducado, volver a comprarlo. Esta forma de funcionar ha muerto. ¿Quién hace hoy en día formaciones o paga por actualizar el Dropbox o Spotifty? Nuestros alumnos están acostumbrados a descargar una app y usarla al momento. Es un proceso learning-by-doing.

  1. Facilita la colaboración:

Las herramientas en la nube acostumbran a estar basadas en el concepto de usuario, vinculando en el mismo espacio contenidos y documentos. A través de la red es más fácil que nunca compartir información e incluso trabajar a la vez sobre el mismo documento.

  1. Flexibilidad 24/7:

La nube siempre está disponible. Esto puede ayudar a flexibilizar los horarios y las dinámicas internas de las instituciones educativas. No todo el mundo es igual, Hay personas más activas por la mañana, otras lo son por las tardes. Estas soluciones nos permiten romper las barreras horarias y físicas del proceso de aprendizaje y potenciar la personalización. Esto también requerirá más responsabilidad. La metodología Flipped Classroom ya camina hacia esta dirección.

  1. Ahorro de recursos:

La reducción de los procesos de integración del software, así como la filosofía SaaS donde no compras un producto, sino que lo alquilas, provoca un ahorro considerable a las organizaciones. Los centros tienen que dedicarse a enseñar, y no a reparar impresoras o estar instalando complejos programas.

  1. Escalabilidad:

La virtualización de las aulas permite que una misma persona pueda dar servicios a más estudiantes a la vez, e incluso, aumentar la personalización. Esta opción también puede favorecer nuevas vías de ingresos.

  1. Sin actualizaciones:

Al no pagar por un producto, sino por un servicio en formato de alquiler en la nube, nuestro software siempre está al día, sin tener caducidad ni tener que realizar actualizaciones.

  1. Datos en tiempo real:

El Big Data ya ha llegado, y las organizaciones necesitamos tener datos de forma automática y actualizada en todo momento. A las organizaciones educativas los flujos de datos son enormes, y cuantificarlos de una forma tradicional requiere un esfuerzo tan alto que a menudo se acaba dejando de lado. Datos de asistencia, de avaluaciones, de satisfacción, de abandono, de costes… Una vez más, el centro tiene que dedicarse a educar. La tecnología SaaS da esta posibilidad, ¡aprovechémosla!

  1. Integración de dispositivos:

Las herramientas en la nube se adaptan a todos los dispositivos, facilitando así su integración en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Mobile Learning, emprendimiento o plástica con Instagram. Las posibilidades son infinitas.

  1. Makers:

La flexibilidad de las herramientas en la nube permiten adaptarlas e incluso crear nuevas aplicaciones que se integren y enriquezcan las ya existentes.

  1. Portafolio académico:

Los perfiles de usuario van acumulando información derivada del trabajo y  colaboración en la red. Las organizaciones educativas pueden vincular el trabajo de aula o virtual a este perfil, de manera que en todo momento podemos consultar los datos en tiempo real de cada usuario. Ver qué logro de los objetivos se ha realizado, evaluaciones, entregas de tareas, etc.  Esto resulta valioso por toda la comunidad educativa, puesto que en todo momento hay un seguimiento personalizado. Esto puede favorecer también los procesos de gamificación.

Las ventajas son muchas, pero también hay retos para afrontar:

  • Seguridad:

Al tratar tantos datos, los niveles de seguridad son críticos a la hora de dar la máxima fiabilidad a la nube.

  •  Reconocimiento P2P:

Las plataformas de la nube, al aplicar lógicas de red social, también tienen impacto en las estructuras de evaluación y reconocimiento. El modelos tradicional basa el reconocimiento en la autoridad formal de un actor que decide otorgar una certificación (o no) según unos criterios estándares.  El nuevo modelo de reconocimiento P2P (peer-to-peer) establece un criterio de tipo social, en base al valor que aportas a tu comunidad o tribu. Plataformas como Linkedin han añadido a los perfiles el reconocimiento entre iguales, sin dejar de lado el prestigio de las titulaciones obtenidas a organizaciones más institucionalizadas. Las escuelas, podrían impulsar sistemas de reconocimiento basados no solo en la nota del profesor, sino en la valoración de toda la comunidad educativa. Esto, potenciaría la implicación de la misma en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Desde Induct ya estamos desarrollando proyectos de EaaS enfocados al emprendimiento y la mejora de los procesos internos de las organizaciones educativas. El proceso de trabajo en la nube es inevitable. Hará falta entenderlo, detectar las oportunidades que nos ofrece y aprovecharlas.

¿Sabéis de algún caso del que nos podamos hacer eco? ¡Nos encantaría descubrirlo!

The following two tabs change content below.
Héctor Gardó

Héctor Gardó

Consultor de Innovación Abierta – Responsable de proyectos educativos en Induct SEA, S.L.
Licenciado en Ciencias Políticas y Master en Gestión Pública en la UAB. Siempre vinculado al mundo educativo. Ha estado en el ámbito público como técnico del Departamento de Enseñanza, en el privado como consultor de negocios y en un centro educativo como docente en Dinamarca. Ahora como consultor de Innovación Abierta desarrolla proyectos de educación y emprendimiento en diversos niveles (secundaria, FP y univertario). Profesor de gestión de las organizaciones en la UAB.

24 comments

    • Gracias Juanmi! Me alegro de que te haya gustado. Queda tanto por hacer… Seguiremos poniendo nuestro granito de arena. En breve más post educativos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*