10 increíbles beneficios de la gamificación en el entorno de trabajo (y 6 pasos para implantarla)

10 increíbles beneficios de la gamificación en el entorno de trabajo (y 6 pasos para implantarla)

La “gamificación” (o “ludificación”) es uno de los términos de moda (como la innovación), en el ámbito del management. También como la innovación, es uno de los ámbitos en los que más creo, como herramienta para cambiar los antiguos modelos de gestión tradicionales (jerárquicos, poco transparentes, burocráticos) y convertir la empresa en una organización que atrae y retiene al mejor talento. ¿Qué es qué beneficios aporta realmente y cómo poner en marcha la gamificación en el entorno de trabajo?

Entendiendo la gamificación en el entorno de trabajo

“En media hora de juego podremos descubrir más a una persona que en un año de conversación”, decía Platón.

La gamificación no es más que usar dinámicas de juego en entornos en los que previamente esta dinámica no existía. La gamificación hace divertido un entorno que inicialmente no lo era. Convierte el día a día en algo menos arduo, más entretenido.

Y esta tendencia se ha introducido de forma radical en el ámbito de trabajo. Por ejemplo, el caso de Correos que nos cuenta El Confidencial, que planteó a sus empleados un juego que consistía en revisar las más de 160.000 páginas de su web, para poder así renovarla, en un plazo de 13 días. El reto era que los empleados pudieran hacer propuestas de mejora y a cambio obtenían puntos. El ahorro que logró la empresa (en relación a la opción de contratar a una empresa para hacerlo) fue del 70%. Se presentaron más de 50.000 propuestas de mejora en un tiempo récord y se aplicaron el 29%.

O el caso de Ford en Canadá, que usó la gamificación para familiarizar al personal de atención al cliente con los nuevos modelos, a través de un portal de aprendizaje.

La gamificación seguirá siendo una tendencia importante durante los próximos años. Según la empresa estadounidense de consultoría e investigación en nuevas tecnologías Gartner, se espera que más del 40% de las multinacionales utilicen la gamificación como mecanismo para transformar las dinámicas empresariales. Y según Markets and Markets se espera que en 2018 la gamificación genere 5.500 millones de dólares y tenga una tasa de crecimiento anual del 67,1%.

En Induct, no somos menos, y hemos creado Induct Street, para fomentar la colaboración entre las diferentes áreas de la empresa:

Induct Street
Induct Street

Además, el 50% de las organizaciones innovadoras apostará por gamificar sus procesos de innovación.

Beneficios de la gamificación en el entorno de trabajo

En un contexto en el que, según la empresa de estudios de mercado Gallup, el 70% de los trabajadores no están realmente motivados con su trabajo (y por tanto menos capaces de ser productivos), los beneficios de la gamificación en el ámbito de trabajo son casi incontables:

1. Empresas más creativas e innovadoras.

2. Mejora de la satisfacción de los empleados en su ámbito laboral.

3. Alinear las expectativas de los trabajadores con los objetivos de la empresa.

4. Empresas con empleados más motivados.

5. Mantener a los trabajadores mejor informados de las iniciativas corporativas.

6. Convertir los trabajadores en prescriptores de la empresa.

7. Mayor capacidad de retención del talento.

8. Incremento de la eficiencia y productividad de la organización.

9. Incrementa la colaboración e interacción entre las diferentes áreas de la compañía.

10. Mejora los lazos entre empleados, impulsando la sociabilización.

La empresa abierta requiere de elementos como la gamificación para adaptarse a la realidad cambiante, en la que los nuevos trabajadores:

  • Son nativos digitales, en un entorno en el que el juego es la norma.
  • Tienen un lenguaje distinto, más informal y directo.
  • Esperan tener información de lo que ocurre en su entorno.

En esta sociedad de la innovación, las empresas en el cuartil superior de empleados más motivados tienen unos resultados superiores en un 22% a los del cuartil inferior. Por no decir que cualquiera de nosotros simplemente prefiere vivir en entornos en los que hay mayor motivación, alegría, y mirada positiva hacia el futuro, que en entornos deprimentes. Razones de peso y más que suficientes como para poner en marcha la gamificación en la empresa, ¡desde hoy!

Los jugadores de Induct Street, el juego que hemos creado e introducido en Induct para fomentar la colaboración en nuestra oficina.
Los jugadores de Induct Street, el juego que hemos creado e introducido en Induct para fomentar la colaboración en nuestra oficina.

¿Cómo activar la gamificación en la empresa?

Introducir la gamificación en la empresa es una apuesta por la transversalidad, la participación, colaboración, y por un entorno menos jerárquico, más transparente, y que reconoce los méritos de los que más se lo trabajan.

Así que vale la pena tomarse un proyecto como lo que es, un proyecto, en el que es importante realizar una serie de pasos antes de lanzarse a introducir un determinado juego o plataforma.

Por ejemplo, para un juego creado para fomentar la innovación y la creatividad en la empresa, valdrá una plataforma de ideas que puntúe a los usuarios. Para un juego ideado para incrementar la presencia online de la empresa, habrá que pensar en otro tipo de plataforma. Para un juego que intente fomentar el “buen rollo” entre empleados, valdrá la pena pensar en una plataforma que permita el reconocimiento de competencias peer-to-peer.

Paso 1: Definir los objetivos del juego:

Se trata de definir el “por qué” de la gamificación: ¿qué es lo que queremos conseguir? Si no hacemos este paso bien, los beneficios antes citados desaparecerán. La gamificación no es un juego sin más. La gamificación es una iniciativa para alcanzar los objetivos de negocio a través de dinámicas de juego. Lo cual es muy diferente.

Para ello, será necesario poner en común esta estrategia con áreas como Dirección, Recursos Humanos, y Negocio, entre otros. Algunos ejemplos de objetivos corporativos en los que la gamificación puede jugar un rol importante:

1. Conseguir que cada uno de los trabajadores se convierta en promotor de la marca y empresa.

2. Incrementar el sentimiento de pertenencia de los empleados hacia la compañía.

3. Incrementar la implicación de todos los empleados para impulsar nuevas oportunidades de mercado y negocio de la compañía.

4. Incrementar las ventas (enfocando el juego al área comercial…).

Paso 2: Formalizar las acciones a realizar para alcanzar los puntos (objetivos) deseados:

1. Escribir posts en el blog (y alcanzar un determinado número de lecturas).

2. Número de veces que se ha compartido contenidos del blog corporativo en redes sociales.

3. Aportar ideas de nuevos procesos, productos, y/o servicios en la comunidad de innovación interna.

4. Comentar ideas de otros trabajadores en esta misma comunidad.

5. Número de formaciones internas realizadas (y personas formadas).

6. Participación en los proyectos de innovación que han generado, finalmente, nuevo negocio para la compañía.

7. Número de reconocimientos de competencias recibidos por parte de otros trabajadores en la comunidad de innovación interna.

8. Número de reconocimientos de competencias realizados en esa misma comunidad.

Paso 3: Establecer unos criterios de puntuación y la estructura de puntos, alineado con los objetivos:

Por ejemplo, si el objetivo principal del juego es el de promover la marca a través del blog y las redes sociales, la puntuación podrá ir relacionada con:

  • Número de posts escritos en el blog corporativo.
  • Número de veces que el autor ha compartido el post en redes sociales.
  • Número de redes en el que el autor ha compartido el post.
  • Número de veces en que otros usuarios han compartido el post.
  • Número de lecturas que ha alcanzado su post al cabo de un determinado tiempo.

Una vez marcado el criterio principal de puntuación de los participantes en el juego, habrá que establecer la estructura de puntos, es decir, los rangos a partir del cual los participantes en el juego “suman”. Se trata de un modelo de “progresión” (como la barra de perfil completado de LinkedIn). Por ejemplo, en el “Induct Street”, hemos creado una carrera en la que hay 7 niveles. Cada uno de los niveles tiene asignado un margen de puntos determinado: de 0 a 250, el usuario se encuentra en la fase 1. De 250 a 500 puntos, el participante se encuentra en el nivel 2, y así sucesivamente.

En todo momento, todos los participantes pueden ver el nivel en que se encuentra cada uno de los demás participantes, creando una competición entre ellos, ¡una gran motivación!

Es importante que los criterios y los distintos niveles del juego incorporen algún tipo de sorpresa o efecto disruptivo. Por ejemplo, si el criterio principal es el número de lecturas de los posts en el blog corporativo, también se pueden introducir criterios paralelos, equivalente a un determinado número de lecturas, y que permitan a otros participantes menos dados a escribir posts, avanzar también en el juego, y por tanto, ¡participar en la competición!

Paso 4: Crear una plataforma adecuada para el juego:

Decía al inicio de este punto del artículo que habrá que pensar bien qué tipo de plataforma necesitamos, en base a los objetivos del juego. De hecho, habrá incluso que pensar si queremos que la plataforma sea digital. En grandes empresas esto quizás sea obvio, pero en pequeñas empresas con, pongamos 10 empleados, quizás valga la pena crear un juego presencial, que todo el mundo vea cuando entre en la oficina, y que haga el momento del café algo más agradable.

Ya lo he dicho antes, pero lo repetiré por si las moscas: cada juego en el entorno de trabajo tendrá su plataforma. Y lo ideal es crear una plataforma que integre todos los “juegos”. Por ejemplo, la plataforma Induct permite asignar puntos a los trabajadores por su participación en la comunidad de innovación, así como reconocer las competencias (desde un prisma peer-to-peer).

Esto no implica que no apostemos por otros juegos, como el Induct Street, menos digitales y que generen dinámicas en el mundo físico.

Paso 5: Elaborar unos ránquines y mantener vivo el juego

Es imprescindible mostrar en todo momento la evolución del juego, para mantener viva la motivación, enseñando la posición que ocupa cada empleado. Si la plataforma es digital, es ideal poder ver un ranquin de usuarios. Si la plataforma es física, es interesante enviar un email semanal o quincenal con la actualización de los resultados.

Paso 6: Premios:

Es importante que alguien “gane”; de lo contrario, no hay juego. Con lo que el líder del proyecto de gamificación deberá crear un sistema de beneficios a los que aspira el participante. Hemos hablado de esto en otros posts, pero algunos ejemplos:

  • Días de vacaciones.
  • Viaje a otra oficina corporativa a nivel internacional, con fin de semana pagado.
  • Cena para dos.
  • Programa de formación.

Participación en eventos…

Ejemplo de gamificación en la comunidad de innovación de un cliente de Induct. Es importante asignar premios a cada nivel alcanzado.
Ejemplo de gamificación en la comunidad de innovación de un cliente de Induct. Es importante asignar premios a cada nivel alcanzado.

3 consejos prácticos para implementar la gamificación en el entorno de trabajo

¿Te parece interesante la gamificación para ser implementada en tu entorno de trabajo?

Si es así (y espero que lo sea), voy a darte algunos consejos prácticos que deberás tener en cuenta en el proceso de implementación:

1. Para que los empleados se comprometan con el juego: no pienses que todos los participantes son iguales. Crea unas normas que permitan participar a todos (a todos los que quieras que participen).

2. Gestiona expectativas: no te comprometas a premios que no puedes ofrecer realmente. Explica claramente y con transparencia cuáles son los objetivos y el alcance del juego.

3. Hazlo simple: pocas normas, pocos niveles, acciones muy claras para ganar puntos en el juego, y plataforma sencilla que todo el mundo sepa utilizar son clave para asegurar la participación. Como siempre, la simplicidad es mejor.

¿Te ha parecido interesante? ¿Quieres saber cómo Induct te puede ayudar a introducir la gamificación en tu entorno de trabajo? No lo dudes y contáctanos! ¡Y si te ha gustado el post, por favor, comparte en las redes!

Pd: ah, ¡por cierto! Queréis saber quién lidera Induct Street? Es Anna Moragas, y con diferencia, ¡sigue así! 🙂

Fuentes consultadas para elaborar el artículo:

Geozate

El Confidencial

Inspiring Benefits

My customer

CIO

Incentive Mag

Venture Beat

The following two tabs change content below.
Ignasi Clos

Ignasi Clos

Socio y Director de Proyectos de Innovación Abierta en Induct SEA, S.L.
Graduado en Negocios y Marketing internacional. Fue consultor de internacionalización en las oficinas de los Estados Unidos de Acc10 (Nueva York y Miami) durante 2 años, consultor de Estrategia y Operaciones en Deloitte, SL durante 4 años, y desde 2010 está involucrado en el mundo de la innovación y el emprendimiento, como consultor para pequeños emprendedores, y como Socio Director de Proyectos de Innovación Abierta en la oficina en Barcelona del Grupo Induct. Es professor de Innovación y Emprendimiento en la UPF.

6 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *