¿Quieres innovar? Consigue que los demás lo hagan por ti

¿Quieres innovar? Consigue que los demás lo hagan por ti

Hoy os hemos preparado un post resumen de la jornada de innovación abierta que hicimos en el CEIN de Pamplona el 26 de marzo.


Que los demás innoven por ti from Ignasi Clos

¿Quién inventó la bicicleta de montaña? ¿Una empresa de bicicletas? ¿Un genio en un garaje? No. Una comunidad de jóvenes ciclistas californianos cansados de la oferta actual: juntaron piezas de las bicis urbanas de sus padres, de las bicis de carretera y las motocicletas, ¡y obtuvieron una bici distinta! Las empresas de bicicletas tardaron 15 años en darse cuenta de la situación, y hoy las bicicletas de montaña representan el 65% del mercado de las bicicletas en Estados Unidos, unos 60 mil millones de dólares

Pero esto no es excepcional. A finales de 2009 dejé la empresa de consultoría en la que trabajaba. Una de las “big4”, y una de las mejores empresas en las que trabajar. Por aquel entonces, se estaba consolidando en España la industria de lo que eran las smart cities. Tecnologías que mejoran los modelos de gestión de los ayuntamientos, y sobre todo, la calidad de vida de sus ciudadanos. O eso se les supone. Me junté con unos amigos y antiguos clientes, para desarrollar una plataforma que conectara las administraciones locales con las startups que les podían ofrecer servicios tecnológicos, incluso con ciudadanos. Pusimos horas y horas, analizando datos de ciudades, creando un índice de los aspectos clave de gestión en ciudades, creando una página web… y al final fracasamos.

¿O no? Porque lo que acabamos creando, ahora es un centro de investigación en gestión de ciudades inteligentes, el Cities in Motion index del IESE Business School. El IESE innovó, porque un grupo de personas apasionadas por el avance de la tecnología y la innovación aplicada a los servicios públicos innovamos… ¡pero también porque el IESE se abrió a lo que otros hacían!

Página web de Cities in Motion
Página web de Cities in Motion

Éramos lo que en Estados Unidos llaman los pro-am’s: amateurs que aplican niveles profesionales a su afición o hobbie. Y así está sucediendo en todas las industrias, desde los deportes de riesgo (donde el 33% de los productos son creados o mejorados por los usuarios), la gestión de bibliotecas (el 25% de las mejoras en gestión de bibliotecas vienen de sus empleados), productos de consumo (¿sabéis quién inventó el palo selfie?), la industria de los muebles (¿conocéis ikeahackers?), los contenidos audiovisuales (¿acaso la música rap podría haberla inventado una gran productora?)… ¡quiénes innovan son los que están fuera!

Arnold Hogg, el día de su boda en 1925 (Fuente: ABC)
Arnold Hogg, el día de su boda en 1925 (Fuente: ABC)

Innovar es romper las reglas del mercado, creando un nuevo valor significativo y sostenido para alguien. Y podemos hacerlo de diferentes formas, de menos a más radicales:

Diferenciarnos: trascender respecto la competencia a través de servicios añadidos, es el caso de algunas tiendas electrónicas que ya ofrecen la posibilidad de que te lleven el probador en casa. Tienes 15 minutos. Te llevan los productos que quieres, tú decides si te los quedas o no.

Cambiando las reglas de la industria: Whatsapp y la mensajería, Spotify y la música, Skype y la telefonía…

Podemos crear nuevos mercados: Apple con su iPod.

La innovación no es mejorar tu producto. La innovación es escuchar y observar a tu cliente, para co-crear con él, ofreciéndole una relación emocional que le deje huella. Cuando el cliente dice “¡wow, voy a comprar eso!”, y luego “¡wow, me encantó la experiencia que tuve!”, es que has conseguido tú objetivo. Las personas que bebemos Coca-Cola , no lo hacemos porque sea más buena que las demás, sino por el vínculo emocional que tenemos con la marca. Está demostrado. Y el vínculo no se crea “sacando churros cada día” (véase, productos nuevos) para un cliente pasivo.

Uno no se dirige al CEO de su empresa a decirle que tiene una idea magnífica, de un producto nuevo del que no se sabe si tendrá éxito, que se comerá el beneficio del producto estrella de la compañía, para competir en un mercado con menor margen, y en una industria en la que no tiene experiencia.

  • Xerox inventó el “mouse” para los ordenadores personales. Sus directivos no creyeron en el proyecto y otras pequeñas empresas, lideradas por personas apasionadas (como Steve Jobs o Bill Gates) generaron un nuevo mercado.
  • Kodak desarrolló primero las cámaras digitales. Era un producto que mejoraba el existente, pero que tendría más competidores, menor margen y además canibalizaba su negocio principal: proyecto descartado, de lo que se aprovechó Fuji, empresa más necesitada de romper el mercado.
  • Blockbuster, en 1995, era líder de mercado con 9.000 tiendas y $300M de facturación. Las nuevas tecnologías provocaron que el cliente pidiera más gama, mayor comodidad y mejor atención al cliente. Nuevos emprendedores con mente abierta crearon nuevos servicios digitales a los que se lanzaron usuarios del mundo entero desencantados con el estándar de la industria. Primero Napster, y cuando la ley cambió, Netflix, llevaron a Blockbuser a la bancarrota.

¡Es normal! La innovación disruptiva no se hace desde dentro. Eso es una tarea para los “pro-ams”, para los que tienen más necesidad: Bill Gates, Steve Jobs, Napster, Netflix, Fuji…

Por eso son tan importantes iniciativas como la Asociación Espiral en Cataluña, una comunidad de voluntariosos profesores que se unen para introducir innovaciones y tecnologías en las aulas de primaria y secundaria de España, para mejorar la educación de nuestros niños y niñas.

Página web de Asociación Espiral
Página web de Asociación Espiral

La innovación disruptiva difícilmente ocurre desde dentro, la innovación disruptiva se acaba adoptando cuando los pro-ams han evidenciado su necesidad.

Necesitamos cambiar radicalmente nuestra concepción sobre la innovación: pasar del “toma lo que hemos fabricado” al “buscamos entender tus problemas y sorprendente con las soluciones que te proponemos”.

Bienvenidos a la innovación abierta.

Creemos comunidades que nos permitan colaborar con los pro-ams, si queremos innovar antes, y sobretodo mejor que los demás. Crea espacios de colaboración, y haz que los demás innoven por ti.

Ah! No os perdáis este fantástico Ted Talk de Charles Leadbeater sobre el tema:

¿Conoces otros casos de innovaciones disruptivas hechas por pro-ams? ¡Cuéntanoslo!

The following two tabs change content below.
Ignasi Clos

Ignasi Clos

Socio y Director de Proyectos de Innovación Abierta en Induct SEA, S.L.
Graduado en Negocios y Marketing internacional. Fue consultor de internacionalización en las oficinas de los Estados Unidos de Acc10 (Nueva York y Miami) durante 2 años, consultor de Estrategia y Operaciones en Deloitte, SL durante 4 años, y desde 2010 está involucrado en el mundo de la innovación y el emprendimiento, como consultor para pequeños emprendedores, y como Socio Director de Proyectos de Innovación Abierta en la oficina en Barcelona del Grupo Induct. Es professor de Innovación y Emprendimiento en la UPF.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviarnos tus datos manifiestas que has leído y aceptas nuestra Política de privacidad y cookies