4 características de las empresas más innovadoras

4 características de las empresas más innovadoras

El consumidor está al mando de la toma de decisiones, y las organizaciones deben ser lo suficientemente empáticas y ágiles como para adaptarse a sus necesidades. ¿Cómo son las empresas innovadoras capaces de explotar su capacidad creativa y de triunfar así en la Sociedad de la Innovación? ¿Cuáles son las características de las empresas más innovadoras?

La creatividad es, de hecho, algo que es muy natural, quizás lo más natural y la razón detrás del progreso entre los seres humanos. Y, por consiguiente, ello implica cada vez más al consumidor, que quiere, pide, y demanda innovación adaptada a sus necesidades.

The Runaway Species
Run away species, la creatividad en el origen del ser humano

¿Por qué los consumidores piden empresas innovadoras?

  • Los seres humanos tenemos una reticencia de partida a lo nuevo, porque nos obliga a cambiar patrones, y eso nos supone un esfuerzo. Pero, en realidad, también nos adaptamos muy rápido a lo nuevo. Piensa en cómo nos quejamos ahora si el libro que hemos comprado en Amazon llega un día tarde…
  • Nos gusta y nos sentimos confortables en lo conocido, pero, al mismo tiempo, buscamos siempre algo nuevo. Necesitamos cambio y mejora, para no morir de aburrimiento, para sentir que creamos, que avanzamos. Es algo muy humano.
  • Pero necesitamos un equilibrio. Igual que no queremos morir de aburrimiento, tampoco queremos cambio constante. Por eso, necesitamos que las grandes innovaciones tengan algo del pasado, mantengan alguna referencia (aunque sea estética, del patrón anterior, para hacer el cambio más fácil y suave). Como decía Mark Twain: “la historia no se repite, la historia rima”.

El proceso creativo de las empresas innovadoras (y de los grandes artistas y científicos de la historia)

La creatividad es romper hábitos a través de la originalidad y la imaginación. Pero todas las ideas vienen, en realidad, de la transformación de ideas e innovaciones precedentes. El efecto “eureka”, del nacimiento repentino de una idea, es en este sentido, un mito.

Hay ejemplos en todos los ámbitos:

Buenas ideas

Olvidémoslo. Desmitifiquemos al artista y al ideador. Las ideas vienen de ideas, malas o buenas, triunfantes o no, pero precedentes. Por eso, no hay malas ideas y, por eso, las necesitamos todas. Sólo hay ideas que no han encontrado todavía su camino.

¿Entonces, cómo es el proceso creativo que permite crear nuevas ideas a partir de las idas antiguas?

Estrategias que permiten crear nuevas ideas creativas

  • Moldear ideas: modificarlas, cambiarlas, adaptarlas… para esta estrategia hemos hablado en alguna ocasión de la metodología SCAMPER.
  • Romper ideas: trocear las ideas, romperlas en pedazos, para centrarnos en alguna parte de la idea que nos gusta para, a partir de ahí, llevarla a otro destino. Toda la industria de las aerolíneas low-cost se ha creado en base a la estrategia de trocear las propuestas de valor que ofrecen en sus vuelos, y crear distintos niveles de servicio para cada tipo de cliente.
  • Mezclar ideas: combinar ideas de diferentes orígenes, temas, sectores, perfiles… por eso, es tan necesaria la innovación abierta de la que tanto hablamos en este blog.

Ideas de la Naturaleza

Como dice un refrán danés: “predecir es muy difícil. Especialmente el futuro”. La mayoría de ideas fracasan, e incluso las que tienen éxito, lo tienen durante un corto período de tiempo. Quizás unas de las pocas excepciones de innovaciones perennes es Shakespeare, que perdura en el tiempo 500 años más tarde de su éxito. ¿hasta cuándo nos acordaremos de Shakespeare? No es que lo desee (no lo deseo), pero la Sociedad de la Innovación lo cambia todo.

4 características de las empresas más innovadoras

¿Qué hacen las empresas innovadoras para aplicar estas 3 estrategias del proceso creativo de forma recurrente y explotar su capacidad creativa?

Las empresas innovadoras fomentan y mantienen una cultura de cambio continuo, una cultura de la innovación, mediante las siguientes 4 prácticas:

  1. Experimentan pensando en futuros no conocidos, a sabiendas que no va a reportar resultados a corto.
  2. Tratan las malas ideas (y a sus ideadores) como un recurso para seguir innovando, no como un fracaso a evitar repetir.
  3. Revitalizan su espacio y sus hábitos internos de forma continua, para mantener la tensión creativa: espacios, hábitos, sistemas internos… cambian para evitar que las personas entren en una dinámica de statu quo que les impida pensar de forma creativa. La innovación en espacios internos es sólo una ejemplo de ello.
  4. Fomentan la agilidad en la gestión: nunca se conforman con lo que los ha llevado al éxito. A pesar de estar triunfando, se inventan y prueban nuevas formas de triunfar, muchas veces canibalizando su propio éxito. Mantienen intacta su capacidad de sorprender al cliente. Y en lugar de planificar a un largo plazo que no sabemos si existirá, activan planes de innovación ágil a corto.

La creatividad y el potencial innovador está en el origen del progreso del ser humano y, también, es uno de los valores clave del consumidor de la Sociedad de la Innovación. Las empresas de la era de la complejidad necesitan entender que deben convertirse en una empresa innovadora, apostando por el desarrollo de un proceso creativo constante que fomente el error, el cambio, la experimentación y la agilidad. Sólo así se crean empresas creativas. Sólo así se triunfa en la Sociedad de la Innovación.

The following two tabs change content below.
Ignasi Clos

Ignasi Clos

Socio y Director de Proyectos de Innovación Abierta en Induct SEA, S.L.
Graduado en Negocios y Marketing internacional. Fue consultor de internacionalización en las oficinas de los Estados Unidos de Acc10 (Nueva York y Miami) durante 2 años, consultor de Estrategia y Operaciones en Deloitte, SL durante 4 años, y desde 2010 está involucrado en el mundo de la innovación y el emprendimiento, como consultor para pequeños emprendedores, y como Socio Director de Proyectos de Innovación Abierta en la oficina en Barcelona del Grupo Induct. Es professor de Innovación y Emprendimiento en la UPF.

2 comments

  1. Un excelente artículo Ignasi, en donde usted reafirma que para que las
    organizaciones sean creativas e
    innovadoras es necesario romper el
    statu quo que imposibilita ver los
    problemas o amenazas con otra
    óptica, que es fundamental tener
    empatía con las necesidades de sus
    clientes, que se deben abrir los
    espacios para que los colaboradores
    sean parte de la búsqueda de
    soluciones a los retos o desafíos que
    enfrentan las organizaciones, que no
    existen malas ideas y que se debe
    aprender de los errores o las
    experiencias previas para garantizar la
    permanencia en lo que usted bien
    denomina: sociedad de la innovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviarnos tus datos manifiestas que has leído y aceptas nuestra Política de privacidad y cookies

*