3 factores clave y el Factor E para impulsar la estrategia

¿Sabríais explicarme en pocas palabras la estrategia de vuestra organización? ¿Y la vuestra propia?

Cómo decía John Darling en Peter Pan, la estrategia es un plan de ataque.

¿Pero qué entendemos por estrategia?

La estrategia es el dónde y el cómo de cualquier organización sea o no con ánimo de lucro. La estrategia es el pegamento entre el entorno sectorial y nuestra organización. Así de fácil. Nos ayuda y simplifica la toma de decisiones, nos permite sumar a todos los integrantes de la organización y a aplicar herramientas analíticas.

Pero cómo trabajar la estrategia a lo largo del tiempo también ha ido cambiando, al igual que nuestro entorno. Antiguamente, hacia los años 60’s las empresas basaban la planificación corporativa en previsiones económicas y aquella mítica frase del papel lo aguanta todo. En los años 70’s nace la dirección estratégica con el análisis sectorial y el posicionamiento competitivo. En los 80’s-2000 se profundiza en la ventaja competitiva y la reducción de costes. Con un DAFO, PESTEL, 5 fuerzas de Porter… ya no son suficiente para trabajar la estrategia de vuestra organización y hacer frente a los retos que tienen las organizaciones del siglo XXI. Las ventajas competitivas se han vuelto transitorias y ahora damos paso a la explotación de los datos, la innovación estratégica, las alianzas y al impacto en la sociedad como aspectos decisorios de cualquier estrategia.

¿Pero cuántas organizaciones comparten un mismo propósito o tienen aspiraciones similares? ¿qué sucede? Porque una estrategia bien trabajada ya no garantiza el éxito.  ¿Cuáles son los factores que determinan el éxito de cualquier organización?

A continuación, os presentamos los 3 factores clave del éxito de la estrategia organizacional y el factor E:

1.- Definir objetivos sencillos y coherentes.

Cuando nos enfrentamos a concretar los objetivos debemos aportar nuestra parte más racional y calcular bien recursos y esfuerzo. Ser lo más realistas posible. Y eso implica un gran conocimiento técnico y sobre todo claridad y concreción. No es lo mismo redactar y definir objetivos generales que objetivos específicos. Y ya es un clásico, pero sigue siendo útil la fórmula de escribir objetivos SMART: Específicos, Medibles, Alcanzables, Relevantes y Temporalizados.

2.- Disponer de un conocimiento profundo del entorno competitivo.

Para ello debemos estar al día de tendencias (sociales, económicas y tecnológicas), conocer qué hacen nuestros competidores, o qué papel juegan los distintos stakeholders nos proporciona información de valor para posicionarnos en el ecosistema. Digerir y disponer de información útil y suficiente para tomar decisiones será clave.

3.- Realizar valoraciones objetivas de recursos.

Muy ligada con el punto número 1. Repasa y evalúa bien si es realista o necesitarás más recursos para lograr el plan trazado. Mirada a medio y largo plazo.

4.- Y finalmente y el más importante, la Ejecución.

El factor E diferencial. El que depende sin duda en su totalidad a la gestión de las personas y a la confección y acompañamiento de equipos de alto rendimiento.

Hoy en día la estrategia de cualquier empresa u organización requiere de un propósito para alinear y poder planificar en el día a día y sobre todo ser altamente flexible por los cambios constantes del entorno. Esta combinación de propósito (guía) y práctica (ejecución) se convertirán en tus mejores aliados para afrontar el presente y futuro. El análisis estratégico nos tiene que permitir comprender los problemas de la organización y entender las necesidades de los clientes para poder dar una mejor respuesta en la ejecución de los planes definidos. En el análisis estratégico no podemos olvidar esta adaptación continua para hacer frente a la realidad y al motor de la empresa y su mejor ventaja, las personas. Invertir en el equipo ayudará sin duda a incrementar el Factor E y garantizar que el plan sea un éxito rotundo.

Y recordad,

“La estrategia sin proceso es poco más que una lista de deseos”.

Robert Filek.

 

Pep Orellana

Doctor en Bioquímica, investigador, comunicador y emprendedor persistente. Creador de Posterclic y Startupclic. Ganador del Premio Yuzz Tarragona 2013 y del Premio “Emprèn Jove 2013″.

Share
Published by
Pep Orellana

Recent Posts

5 claves para analizar la experiencia del paciente

Experiencia del paciente La experiencia del paciente es la suma de emociones, sensaciones y vivencias…

2 semanas ago

Innovación y tecnología para crear entornos de trabajo más humanos

El pasado viernes 15 de Julio organizamos junto con Aticco Ecosystem la jornada “Innovación y…

3 semanas ago

User Centricity: la base de la digitalización

Hoy en día muchas organizaciones se encuentran inmersas en plena transformación derivada de la pérdida…

4 semanas ago

“The culture code”: Cómo conseguir equipos de alto rendimiento

En SDLI tenemos constancia: por mucho que te empeñes en impulsar la innovación corporativa, con…

1 mes ago

10 startups InsurTech que están transformando el sector asegurador

Las insurtech han transformado el mundo de los seguros, obligando a las empresas tradicionales a…

1 mes ago

Retos de innovación en el sector seguros

Si hace unos pocos años nos hubieran preguntado qué opinión tenemos del sector financiero en…

2 meses ago