Una tarde con el ciborg Neil Harbisson: ¡Bienvenidos al futuro!

Una tarde con el ciborg Neil Harbisson: ¡Bienvenidos al futuro!

“No uso tecnología, yo soy tecnología”

Con esta frase Neil Harbisson, el artista ciborg, inauguró el pasado jueves el ciclo Human Hardware promovido por Mazda y Vice en el espacio de la marca en El Born. El proyecto será compuesto por cinco eventos que exploraran la unión entre el hombre y la tecnología en distintas disciplinas a través de la creatividad y la innovación – como siempre, Induct estaba en primera fila.

Ya habíamos hablado de Harbisson aquí, pero para los que no están familiarizados con el nombre, este británico criado en Mataró es el primer hombre reconocido legalmente como ciborg. Sí, un ciborg por definición, ya que se identifica del acrónimo en inglés cyborg (de cibernética y organismo). Harbisson nació con acromatopsia, una enfermedad congénita que solo le permitía ver el mundo en escala de grises, y, para solucionarla, unió la tecnología a su cuerpo: hace más de 10 años que el vanguardista implantó una antena en su cabeza que le permite detectar vibraciones de luz – su “órgano tecnológico”. Si no podía ver los colores, podría oírlos.

Neil Harbisson inaugurando el ciclo Human Hardware en el Mazda Space
Neil Harbisson inaugurando el ciclo Human Hardware en el Mazda Space

Neil explicó a la audiencia que cada color tiene su frecuencia y que la antena envía estas señales a un chip implantado en su cráneo; que las convierte en vibraciones y así es capaz de escucharlas. Lo impresionante es que no solo ha creado un nuevo sentido que no le es natural, sino también que ahora puede captar vibraciones más allá de la percepción humana (como los infrarrojos y ultravioletas). O sea, él sabe cuáles son los días en que la crema solar es imprescindible.

Además de ser pionero en la conversión del hombre en tecnología, Harbisson también es un embajador de la causa. Ha creado en colaboración con la artista Moon Ribas, la Cyborg Foundation, una institución dedicada al desarrollo del movimiento ciborg y a promover sentidos adicionales a los que son naturales a la especie humana. Después de una explicación teórica sobre las posibilidades de los transhumanos (que podéis ver en el enlace de su presentación en TEDx al final del post), Harbisson demostró en vivo que, al fusionar el ser humano con la tecnología, podemos convertirnos en diseñadores de nuestro cuerpo y percepción.

Más allá de la percepción visual

Ya que nosotros – humanos comunes, que no portamos antenas – no podemos comprender exactamente lo que pasa en la cabeza del artista (literalmente), él busca enseñarnos con su arte una nueva percepción de la vida.

“Una cosa que pasa es que empiezo a tener un efecto secundario, es decir, que los sonidos normales comienzan a convertirse en color. Oí sonar el teléfono y lo sentí verde porque tiene el mismo sonido del verde. Escuchar a Mozart se convirtió en una experiencia amarilla”. Tal habilidad sensorial ha hecho que empezase a pintar música, discursos – la imagen abajo es la representación de las frecuencias de I have a dream de Martin Luther King en oposición a un discurso de Hitler.

Discurso de Hitler (izquierda) en oposición a Martin Luther King (derecha)
Discurso de Hitler (izquierda) en oposición a Martin Luther King (derecha)

No obstante, también empezó a crear melodías a partir de cuadros famosos (a saber, Goyas suenan suaves y agradables, mientras Warhol son altos y ruidosos) y hasta los rostros de la gente. De hecho, sus “retratos sonoros” fueron la gran atracción del evento. Algunos asistentes subieron en el palco para que, con ayuda de un software en su ordenador, Harbisson pudiste reproducir lo que oía en su cabeza al aproximar el “ojo electrónico” de sus bocas, ojos y pelos.

El ciborg Neil Harbisson escuchando la sinfonía de colores de la audiencia
El ciborg Neil Harbisson escuchando la sinfonía de colores de la audiencia

¿Qué está por venir?

Además de la antena de Harbisson y del implante de movimientos sísmicos que Moon Ribas lleva en su brazo, los dos fundadores de Cyborg Fundation se fueron a São Paulo para encontrar a los creativos de Mesa & Cadeira para desarrollar una plataforma que aproxime personas comunes de la realidad ciborg. ¿El resultado? Los dos implantaron un aparato llamado WeTooth en sus bocas. El diente ciborg que posibilita el envío de señales de uno al otro vía bluetooth, haciendo que puedan comunicarse por código Morse sin la necesidad de abrir la boca. La tecnología, que llamaran “transdental communication system” puede, según ellos, ser utilizada en el futuro por personas comunes o por astronautas (ya que funciona en el espacio).

Actualmente, Harbisson está enfocado en un proyecto que cambiará la manera con la que percibe el tiempo. Su idea, todavía en fase inicial, es desarrollar un órgano que permita que controle su noción de horario y hasta de su propia edad. “Ser humano es algo temporal. El futuro de la especie será unirnos a la tecnología y escoger qué sentidos y órganos queremos tener”. ¿Alguien se apunta?

Para conocer más sobre el trabajo de Harbisson y Ribas y la ideología ciborg, recomendamos los siguientes enlaces:

#MESACYBORG, el vídeo que explica el proceso creativo y de implantación del WeTooth

El renacimiento de nuestra especie, Neil Harbisson en TEDxMexicoCity

Homo Deus: ¿Es la innovación transhumana la única opción que nos queda?, por SDLI

Design Yourself, plataforma desarrollada para promover la causa ciborg

The following two tabs change content below.
Livia Fioretti

Livia Fioretti

Consultora de Innovación Abierta en Induct SEA, S.L.
Brasileña, formada en Coolhunting, Design and Global Trends por ELISAVA-UPF . He trabajado como planner en Ogilvy & Mather São Paulo y en start-ups. Apasionada por la escritura creativa, el cine y las artes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*