¿Qué hace que un equipo de innovación triunfe?

¿Qué hace que un equipo de innovación triunfe?

Este fin de semana, el equipo europeo del Grupo Induct se ha reunido en una “cabin” cerca de Drangedal, en la idílica región de Telemark. Tres días excitantes, en los que hemos compartido planes, experiencias, retos y proyectos que nos deben ayudar a seguir creciendo durante el próximo año.

Imagen de Drangedal este fin de semana, en la región de Telemark, Noruega
Imagen de Drangedal este fin de semana, en la región de Telemark, Noruega

 

Estos días en Noruega han servido también para reflexionar y trabajar en torno a un tema que nos parece importantísimo. En Induct trabajamos para que los equipos de innovación de nuestros clientes alcancen el éxito. Y al mismo tiempo, el diverso grupo que formamos en Induct Europa es en sí mismo un gran equipo de innovación, ¡que evidentemente queremos que tenga éxito! La cuestión era por tanto obvia: ¿qué hace que un equipo de innovación triunfe?

Lo que no crea equipos de éxito:

El éxito de los equipos no es aleatorio, existen patrones. Sabemos qué elementos no suponen factores de éxito para los equipos de innovación, algunos de ellos son:

  • Los equipos que triunfan pueden estar formados por personas no expertas en el tema que se trata (a no ser que el proyecto esté relacionado con temas en los que se requiere de un conocimiento técnico profundo, como la resolución de un problema matemático).
  • No es importante que los miembros del equipo sean extrovertidos o introvertidos.
  • La calidad del equipo no depende del coeficiente intelectual de cada uno de sus miembros.

Los 3 elementos clave de los equipos de innovación que triunfan:

En cambio, los siguientes tres elementos sí que afectan de forma muy positiva en el potencial de éxito de los equipos:

  1. Distribución equitativa de la participación de los miembros en las discusiones del grupo. Es importante que todos participen, y es importante que todos obtengan feedback en relación al trabajo que están realizando.
  2. Miembros con elevada inteligencia emocional, es decir, personas empáticas que saben leer el estado de ánimo de los demás y adaptar su actitud a lo que el resto “necesita” para poder funcionar con eficacia. Personas que saben examinar y comprender lo que los demás piensan, conocen, creen y sienten en cada momento. Si lideras un equipo de innovación, ¡ocúpate de conocer a las personas que lo conformen, y asígnales roles que se adapten a sus fortalezas naturales!
  3. Mayor presencia de mujeres. Esto va muy ligado al punto anterior, dado que las mujeres tienden a tener una mayor capacidad para entender el estado de ánimo de los demás, es decir a tener un mayor coeficiente de inteligencia emocional (aunque no en todos los campos, todo sea dicho)

Los mejores equipos son por tanto aquellos que comunican mucho, de forma equitativa, que cuentan con una elevada inteligencia emocional, y con mayor participación de mujeres.

¿Y la diversidad, no es importante?

La investigación existente rompe con algunos de los tópicos sobre el trabajo en equipo, que insisten en la cohesión, la motivación y la satisfacción como factores clave. Estos elementos parecen ser más bien un resultado, más que una causa.

Otro de los mitos que cae es la diversidad. O al menos, la diversidad por la diversidad. Cada persona es distinta, así que la diversidad es implícita a los equipos de innovación. Ésta se convierte en valor sólo cuando entendemos el rol que jugamos dentro del equipo, y comprendemos a los demás. Sobre este tema precisamente trabajamos estos días en Noruega, con Bjorn Z. Ekelund, psicólogo noruego experto en gestión de equipos de innovación, que ha elaborado el método Diversity Icebreaker, que permite realizar un mapeo de personalidades de un grupo de personas u organización.

El equipo europeo de Induct organizado según el método Diversity Icebreaker
El equipo europeo de Induct organizado según el método Diversity Icebreaker

Así, todos fuimos repartidos de forma equitativa entorno al perfil psicológico de cada uno, después de responder a un rápido cuestionario: a un lado los creativos, en el medio las personas más analíticas, al otro lado las personas más sociales.

El objetivo de este ejercicio no fue precisamente caer en la importancia de la diversidad, ni encajonarnos en etiquetas donde nos podamos sentir más o menos cómodos. Todo lo contrario: el objetivo del ejercicio es entender más al compañero con el que trabajamos, y aumentar así la inteligencia emocional del conjunto del grupo.

Las personas solemos juzgar a los demás a primera vista, en temas como la honradez o la autoridad, en cuestión de milisegundos, ¡y en un 58% de los casos basándonos sólo en los rasgos faciales del otro! Nos quedamos con una imagen determinada de una persona, y ello afecta a cómo nos relacionamos con ella, cuando la realidad puede ser muy distinta.

Fue sorprendente ver como compañeros que normalmente visualizas como personas lógicas, analíticas, y sistemáticas, ¡resultan ser personas mucho más empáticas que en realidad sólo necesitan más comunicación para sentirse cómodas en el equipo! Además de entendernos más a nosotros mismos y a los demás, a través del ejercicio que nos propuso Bjorn Z. Ekelund, conseguimos pasar un muy buen rato, y sobre todo, ¡vimos cómo nuestros comportamientos con los demás fueron distintos a partir de ese momento!

En definitiva, si quieres que tus equipos de innovación tengan éxito, recuerda asegurarte de que exista comunicación, y de que se trate de personas con elevada inteligencia emocional. Y para ello, ejercicios como el Diversity Icebreaker pueden servirte de mucho.

¿Qué os ha parecido?

Si queréis crear equipos de innovación de éxito, ¡no dudéis en poneros en contacto con nosotros!

Y si os interesa seguir investigando sobre el éxito de los equipos de innovación, no os perdáis los siguientes enlaces:

The following two tabs change content below.
Ignasi Clos

Ignasi Clos

Socio y Director de Proyectos de Innovación Abierta en Induct SEA, S.L.
Graduado en Negocios y Marketing internacional. Fue consultor de internacionalización en las oficinas de los Estados Unidos de Acc10 (Nueva York y Miami) durante 2 años, consultor de Estrategia y Operaciones en Deloitte, SL durante 4 años, y desde 2010 está involucrado en el mundo de la innovación y el emprendimiento, como consultor para pequeños emprendedores, y como Socio Director de Proyectos de Innovación Abierta en la oficina en Barcelona del Grupo Induct. Es professor de Innovación y Emprendimiento en la UPF.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*