La revolución de la formación profesional – Parte II

La revolución de la formación profesional – Parte II

La revolución de la Formación Profesional

El papel de InnovaFP en el nuevo modelo de sistema de Formación Profesional.

InnovaFP, es un programa de la Dirección General de Formación Profesional y Enseñanzas de Régimen Especial, que hace 5 años que trabaja para ayudar a los centros de formación profesional a ofrecer servicios de innovación y transferencia de conocimiento a empresas y entidades de su entorno. El programa ha desarrollado metodologías y herramientas formativas, y acumula una experiencia que puede ayudar a diseñar un nuevo sistema de Formación Profesional para Cataluña. Algunos de los puntos interesantes del programa son:

Búsqueda de soluciones creativas disruptivas. Desarrollando la idea que pone sobre la mesa Enrique Dans, respecto a lo que él llama Destrucción Creativa y contextualizándola la Formación Profesional, es necesario que los nuevos profesionales aprendan a ser disruptivos dentro de las empresas, a amenazar sus modelos de negocio, para poderlas hacer sostenibles en el tiempo. Al igual que Uber no fue inventada por una empresa de taxistas, Napster no salió de una discográfica o Amazon no es la idea de un librero, las empresas no están estresando sus modelos de negocio para encontrar alternativas viables y eso hace que queden en manos de las ideas de innovadores externos.

Es necesario que el alumnado de FP que accede a un puesto de trabajo sea capaz de aportar ideas, savia nueva, que faciliten la pervivencia de las empresas y los convierta en talento deseable para el mercado laboral. No en vano, empresas como Google, que ha fundado Alphabet a fin de encontrar ideas no influenciadas por la marca principal, o más cerca, iniciativas de corporate venturing como las del grupo Fluidra, RCD Advocats o Promaut, que han creado un departamento de apoyo a startups que las ayuden a encontrar nuevas líneas de negocio sin que las ideas partan de la propia empresa matriz, muestran la necesidad de desarrollar esta nueva actitud en los trabajadores.

Retos reales de trabajo. Con la cantidad de personas que serán sustituidas por automatismos y robots, es de esperar que la formación profesional experimente un aumento de personas interesadas en formarse para otros puestos de trabajo, y que la tecnología tenga más dificultades para asumir. De hecho, según el World Economic Forum, la formación profesional y la universidad serán unos de los sectores en los que aumentará la creación de puestos de trabajo para asumir el aumento de demanda. Estos alumnos, sin embargo, serán muy exigentes, y pedirán una formación de valor añadido que les ofrezca capacitarse y aportar valor a las empresas para convertirse en necesarios. Si combinamos este hecho con la hiperconectividad que pone conocimiento al alcance de todos de manera simple y bien diseñada para resultar interesante, la tarea de la formación profesional debe ir más allá de la simple transmisión de conocimientos para centrarse en la transmisión de habilidades, pero sobre todo fomento de determinadas actitudes y desarrollo de capacidades y competencias. La propuesta de InnovaFP de trabajo por proyectos reales, íntimamente conectados a las empresas u otras entidades del entorno, ofrece a los alumnos este entorno de desarrollo que, más allá de la transmisión de conocimiento, ayuda a desarrollar habilidades, capacidades y competencias necesarias para afrontar las necesidades profesionales.

Familias de servicios. No todos los puestos de trabajo que se pierdan podrán recuperarse en otros sectores o tipo de trabajo, por lo que, es razonable esperar una reducción de la jornada laboral para mantener las ratios de ocupación. Esto no debe suponer necesariamente una pérdida de poder adquisitivo, de igual manera que cuando se implantó la jornada laboral de 8 horas, no hubo un descalabro en el poder adquisitivo de los trabajadores, la revolución de los próximos años generará riqueza con un aumento de la automatización que supondrá un aumento de la productividad y, por tanto, un aumento de la riqueza, que se repartirá entre más trabajadores que trabajarán menos tiempo.

El aumento de tiempo libre de los trabajadores, conllevará un aumento también de las actividades de ocio, lo que hace pensar en un aumento de la demanda de algunas familias profesionales de servicios. El éxito de las empresas que trabajen en estos sectores, dependerá de la capacidad que tengan de idear e implementar propuestas interesantes para los nuevos clientes potenciales. Trabajar en proyectos nuevos y reales, dará al alumnado de estas familias profesionales la experiencia necesaria para poder encabezar estos procesos.

Programar en el entorno de trabajo. Ser capaz de interactuar con la computación se convierte en capital. Hay países que lo han tomado como una estrategia, como los Estados Unidos de América o China. En el Reino Unido, incluso han modificado el currículo de bachillerato para incluir la ciencia de la computación y han regalado hacking kits a los alumnos de 11 y 12 años para que empiecen a interactuar con ellos de la forma más natural posible. Esta filosofía debe impregnar las aulas de Formación Profesional. Desde el programa InnovaFP ya se han iniciado cursos en familias profesionales como Carpintería, Fabricación Mecánica, Química o Administración, con resultados gratamente sorprendentes, no sólo por la respuesta de los alumnos, sino sobre todo por la respuesta de los profesores. Es posible utilizar herramientas simples de programación conversacional que permitan a los alumnos y profesores sacar el máximo provecho de las tecnologías existentes, perdiendo el miedo a la informática y ofreciendo a las empresas soluciones actuales, simples y prácticas para los retos trabajados.

De transmisor de contenidos a entrenador. Lo más importante en todo este cambio, es el papel del profesor. El personaje que hasta hace poco tenía que saber todo, tener más conocimientos que cualquiera de sus alumnos, tiende a desaparecer. El profesor debe ser un entrenador, alguien que permita al alumno entender y aplicar correctamente los conocimientos adquiridos donde sea, de la manera más eficiente posible. Pasar del adoctrinamiento según las indicaciones de un libro o unos apuntes, el aprendizaje de búsqueda y selección de información válida para resolver retos, es esencial en el profesor del siglo XXI. El método de trabajo y organización que propone InnovaFP, permite al profesor desarrollar esta nueva manera de trabajar de una manera progresiva y testada que, al mismo tiempo, le anima a progresar en la misma línea.

Confianza en el sistema educativo. Según el informe sobre los trabajos del futuro del World Economic Forum, el 53% de las empresas creen que hay un gap importante entre la estrategia de innovación de la empresa y los intereses de los trabajadores, que tienen una visión a corto plazo de sus posibilidades de ganar dinero. Lamentablemente, sólo un 20% de las empresas apuestan por asociarse con instituciones educativas públicas para hacer esta tarea, lo que denota una importante desconfianza en estas instituciones. Sólo una reformulación de las estrategias formativas a nivel de programación de aula, pero también de estrategia de estado, lograrán revertir esta tendencia. InnovaFP trabaja para mejorar la confianza entre centros formativos y empresas o entidades con el fin de llegar a ser un referente en el territorio a la hora de suministrarles talento, por la vía de los hechos, con demostraciones palpables de que alumnos y profesores pueden llegar a desarrollar.

El currículum personal. La colaboración de InnovaFP con empresas y fundaciones dedicadas al fomento de la creatividad y oferta de talento, hace que los alumnos que participen en los concursos organizados los del programa, dispongan de herramientas informáticas que actúan como registro de su talento, y que les permite aportar evidencias de su talento al currículo a la hora de buscar trabajo. El fomento que se hace desde el programa, en colaboración con entidades especializadas, del registro de la propiedad intelectual e industrial, también busca aportar valor al currículum de los estudiantes que aparezcan en estos registros como inventores o creadores de contenidos.

Hay que actuar.

Esta exposición de motivos, herramientas disponibles y propuestas de mejora, quiere ser una invitación a actuar, una invitación para legisladores, gestores, profesores, empresas y otros stakeholders, que se unan para diseñar e implementar un sistema que facilite conseguir una formación profesional adaptada a las necesidades del futuro justo cuando llegue ese momento, un sistema proactivo, eficiente, y pensado para las necesidades del país.

La valentía política necesaria para impulsar un cambio de esta magnitud, es tan importante como la valentía y amplitud de miras necesaria por parte de los sindicatos y docentes. La participación de todas las partes implicadas es necesaria para conseguir un buen resultado, tanto necesaria como la visión de país que deben tener todas ellas y que será la garantía de que todo el mundo saldrá beneficiado.

The following two tabs change content below.
Daniel Bernard Vilamitjana

Daniel Bernard Vilamitjana

Dani Bernard Vilamitjana es Ingeniero técnico industrial, máster en negocios innovadores y gestión tecnológica, máster en Dirección de Empresas, máster en Prevención de riesgos laborales, y postgraduado en gestión ambiental. En el ámbito industrial ha sido ingeniero, así como director de prevención de riesgos y protección del medio ambiente en diversas empresas del sector auxiliar de la automoción. Fue cofundador de la consultoría de sistemas de gestión ISGgroup, y más recientemente fundador de la consultoría de innovación, creatividad y emprendimiento de nueces. También fue cofundador de DISSENY SINTÈTIC, una empresa dedicada al diseño, fabricación y comercialización de productos plásticos. Los últimos seis años, ha participado habitualmente como ponente en jornadas sobre innovación, emprendimiento y trabajo colaborativo. En el ámbito educativo, ha sido profesor de fabricación mecánica y ha colaborado como experto con el Ministeri d’educació, la Conselleria d’Ensenyament l’Institut Català de formación profesional, el Instituto de cualificaciones profesionales, y proyectos internacionales de investigación Leonardo Da Vinci y Erasmus. Actualmente es profesor asociado de gestión de proyectos en la Universitat de Barcelona y coordinador del Programa INNOVAFP ​​de la Dirección General de Formación Profesional.
Daniel Bernard Vilamitjana

Latest posts by Daniel Bernard Vilamitjana (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*