6 Pasos para crear una startup: Paso 4 ¿Empezamos?

6 Pasos para crear una startup: Paso 4 ¿Empezamos?

Hasta este punto, todo lo que hemos hecho ha sido informarnos, preguntar, buscar, predecir, proyectar, en definitiva… soñar. Hemos hablado de cómo encontrar un producto o servicio y definirlo bien, hemos investigado si hay mercado para nuestro producto o servicio y hemos buscado los proveedores e ingredientes clave para hacer posible nuestro negocio.

Ahora la cosa se pone seria y la empresa se convertirá en una realidad a partir de este punto que es cuando nos decidimos a lanzarnos y arrancar el negocio. Es un momento muy emocionante y a la vez empiezan las responsabilidades reales porque vamos a empezar a invertir y dedicar mucho más tiempo en crear esta nueva realidad que hemos soñado.

Aprovecharé unas líneas más para recordar que montar una empresa puede ser un sueño hecho realidad pero hay que ser conscientes en todo momento del riesgo que supone a todos los niveles, sobretodo a nivel económico que es lo que más puede desestabilizar nuestras vidas en caso de que no vaya bien. Con eso quiero decir que hay que saber cuanto dinero estamos dispuestos a invertir y de dónde va a salir, y tener la cabeza para no invertir más de lo razonable en cada caso. Cada caso es un mundo y el riesgo que puede correr una persona para emprender su negocio puede ser de 100 euros mientras que otra persona puede decidir invertir 100.000 euros y en ningún caso es mejor ni peor, mientras cada uno sea consciente de lo que hace.

Tiene sentido adjudicarse un mínimo de supervivencia (ahorros) para aguantar durante un período de tiempo en el que seguramente no podremos pagarnos una nómina.

Dicho esto, seguimos adelante. A continuación explicaré brevemente dos elementos básicos para poder empezar.

1. La forma jurídica

Para empezar tendremos que ver qué forma jurídica necesita nuestro negocio. Si estás solo o quieres empezar invirtiendo poco, puedes hacerlo como autónomo dándote de alta, por ejemplo, con una empresa gestora: si es la primera vez que cotizas como autónomo, existe una bonificación y podrás empezar tu actividad económica con una cuota de 50 euros al mes. Cuidado, nunca utilizar esta forma jurídica si pretendemos endeudarnos o correr grandes riesgos ya que la persona responde con sus propios bienes ante la imposibilidad de afrontar los pagos o deudas contraídas.

Si por otro lado estás empezando el negocio con más de una persona o quieres limitar la responsabilidad des del principio, puedes constituir una Sociedad Limitada (SL) donde establecerás el porcentaje de la empresa que tiene cada socio y la aportación inicial que hacéis. Es una forma más sólida, aunque más cara, ya que hay que constituirla y mensualmente cuesta más de mantener.

También hay otras opciones como una sociedad anónima, una cooperativa, una entidad sin ánimo de lucro, y otras que desconozco, pero las dos formas mencionadas arriba son las más comunes. Una buena opción también es empezar como autónomo y si la cosa funciona más tarde constituir una SL.

2. Registros

¿Tenemos una marca? ¿Un logo? ¿Un nombre? Tendremos que registrarlo. Por lo menos en tu país o allá donde vayas a operar. Se puede hacer por libre (en la oficina española de patentes y marcas) o a través de un bufete especializado que te haga la gestión. Mi experiencia personal es que vale la pena hacerlo con un bufete ya que te aconsejan antes de registrar la marca o el nombre y anticipan posibles conflictos o problemas que pueden surgir en un futuro. Si lo hacemos por libre puede ser que no haya oposición al registrar la marca pero que un tiempo mas tarde recibamos un requerimiento porque la marca o el logo se parecen a otra, el nombre ya estaba cogido o cosas similares. Para que nos hagamos una idea, registrar una marca a nivel nacional a través de un bufete (pequeño) puede costar unos 250€.

Aparte de este registro, otra formalidad si vamos a trabajar con datos personales de la gente, ya sea el nombre, dirección o cualquier otro dato, es darse de alta en la Agencia Española de Protección de Datos. Es un tramite que suelen hacer gestoras especializadas, pero es obligatorio hacerlo.

Otros registros que podemos plantearnos según el negocio o grado de innovación que tenga nuestra propuesta es hacer una patente o registrar un diseño industrial.

Ahora que ya está en regla nuestra nueva empresa, podemos empezar a funcionar. Si tenemos que hacer compras podremos hacerlo como empresa / autónomo, y cuando generemos ingresos, facturas, etc. lo estaremos haciendo legalmente.  Tendremos que planificar el lanzamiento del producto, servicio, plataforma, app, o lo que sea que vayamos a lanzar, y una forma de hacerlo estructuradamente es con los siguientes pasos.

  • Hacer una lista de todo lo necesario para poder hacer funcionar la empresa y aprovisionarlo o tenerlo en cuenta para cuando haga falta. Esto ya lo tratamos en el último post, el paso 3 cuando hablamos de proveedores.
  • Hacer un plan de negocio (business plan) a 1 y 3 años (que revisaremos periódicamente) donde es importante definir el portfolio de producto, las políticas de precios, los canales de venta (lo hablamos en el segundo post de esta colección de posts), ingresos esperados, los gastos fijos y variables que vamos a tener cada mes, calcular el punto muerto, y proyectar los resultados de explotación mensuales. Básicamente define la estrategia de la empresa.
  • ¿Necesitamos un equipo? Es el momento de buscarlo. Según la empresa que tengamos en mente, podemos necesitar des de una persona de atención al cliente hasta un programador, diseñador, monitor, entrenador, socorrista o pintor. Es el momento de formar el equipo que sea necesario. La otra cara de la moneda, normalmente la más habitual, es empezar trabajando solo los socios o la persona que monte la empresa.

Solucionando la forma jurídica, el registro (en caso necesario), y siguiendo estos tres breves puntos, podemos ponernos a primera línea para dar el pistoletazo de salida de nuestra nueva empresa / aventura. Lo más importante es ser conscientes de lo que necesitamos y no dejar cabos sueltos por atar. Ahora que está todo listo, en el siguiente paso veremos como salimos al mercado y empezamos a funcionar.

The following two tabs change content below.
Adrià Gusta

Adrià Gusta

Fundador de Feners en Feners
Fundador de Feners, startup del sector moda. Graduado en Negocios y Marketing Internacional en ESCI-UPF. Ha estudiado en Finlandia y trabajado en Nestlé UK. Le apasionan los productos, las marcas y las empresas éticas y felices. Cree que la generación millennial va a cambiar el mundo. Le encanta la bicicleta de montaña y viajar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*