19 obstáculos que vas a sufrir como Responsable de Innovación (y cómo superarlos)

19 obstáculos que vas a sufrir como Responsable de Innovación (y cómo superarlos)

La de Responsable de Innovación es una posición que cada vez encontramos más en las organizaciones. Nos alegramos, ¡señal de que las empresas nos lo tomamos cada vez más en serio! ¿Pero, qué significa esto de ser Responsable de Innovación? Y sobre todo, ¿con qué obstáculos te vas a encontrar cuando te nombren para ese rol?

Personalmente, pienso que la posición de Responsable de Innovación es súper atractiva, ya que:

  • Es altamente estratégico para la compañía
  • Te permite tener una visión cross del negocio
  • Puedes conectar y trabajar con el mejor talento de dentro y fuera de las organizaciones
  • Te permite estar en contacto con las tendencias más innovadoras que se están produciendo dentro y fuera de tu sector.

Sin embargo, no podía ser todo de color rosa. Hace unos días realizamos a través de nuestra cuenta de Twitter, el InductQuizday semanal (cada miércoles), en el que preguntábamos cuáles eran los principales problemas de un Responsable de Innovación. Este fue el resultado:

Puedes seguir nuestros Quiz Days en nuestra cuenta @InductES
Puedes seguir nuestros Quiz Days en nuestra cuenta @InductES

Para acabar de completar el listado de obstáculos para el Responsable de Innovación, hoy he elaborado un listado de (casi todos, ¡en realidad tengo unos cuántos más que me guardo para un próximo post!) los problemas con los que se encuentra un Responsable de Innovación, basado en nuestra experiencia, implantando modelos y sistemas de innovación en más de 300 organizaciones. Incluyo también mi propuesta para superarlos. ¡Estaré encantado de discutirlo con todos vosotros, héroes que sois, Responsables de Innovación!

19 problemas comunes a superar por parte del Responsable de Innovación

1. No sabes cómo demostrar resultados: este es uno de los más comunes problemas (el primero en nuestro QuizDay). Te aconsejo implantar de forma rápida quick wins. Tendrás que demostrar también que la innovación es aprendizaje y no sólo nuevos productos lanzados al mercado (para ello, debes ser capaz de medir las habilidades internas desarrolladas durante el proceso de innovación entre los empleados…), pero sobretodo, debes concienciar de que la innovación es un proyecto a largo plazo. De hecho, ¡es el proyecto a largo plazo que va a hacer que tu empresa sobreviva en un futuro!

2. El personal en la empresa no entiende qué es la innovación: necesitas un lenguaje común. Crea un glosario, explica qué es cada cosa que estás haciendo con formación interna, crea embajadores internos que sean capaces de difundir tu iniciativa de innovación. Puedes empezar por estas definiciones que te proponen en Innovation Mangement, pero intenta definir al máximo todos los conceptos clave.

3. El proceso de innovación innova cada año en producto, pero la empresa no se posiciona en el mercado como innovadora: tendemos a pensar que nuestra compañía es innovadora porque cada año invertimos en mejoras de producto y lanza esas mejoras incrementales. Cuando en realidad eso lo único que significa es que tienes un departamento de Marketing que realiza campañas anuales para promover su producto, (que el cliente percibe como el mismo que el del año anterior). La investigación demuestra que la innovación que genera valor es la que está más enfocada a diseño de modelos de negocio, experiencia de cliente, branding, y procesos, por ejemplo. Y eso requiere de la participación de toda la compañía, no sólo de marketing.

Fuente: Doblin Analysis (The Taming of the New), que nos llegó a través de la experta en innovación Bettn Stamm
Fuente: Doblin Analysis (The Taming of the New), que nos llegó a través de la experta en innovación Bettina Von Stamm

4. Has creado una iniciativa de open innovation interna. Pero los profesionales de la organización no participan: éste es un problema de base. No has diseñado un marco de innovación adecuado, que incluya la estrategia, el modelo de gobierno, el proceso de innovación, y la generación de cultura. ¡Repasa estos aspectos y asegúrate de que los comunicas bien! Aquí te dejo el modelo de Induct (si nos sigues, ya lo conoces).

Modelo de innovación Induct sobre el que se basa, por ejemplo, el modelo Innòbics, del cual os hablé hace unos días.

5. La Dirección no le da importancia al trabajo del Responsable de Innovación: este es fácil: convénceles de la importancia de la innovación, o cambia de compañía. No hay nada peor que una compañía que se llama innovadora, que crea el rol de Responsable de Innovación, pero que no se compromete en realidad con los cambios estructurales que ésta implica.

6. La empresa no es capaz de innovar más allá de mejoras incrementales: en este caso, hay que ver si es un tema de estrategia o de metodología. En muchos casos, la Dirección quiere una empresa innovadora pero no es capaz de invertir en innovaciones disruptivas. Porque no se atreve. Habrá que demostrar mejoras a nivel incremental primero, para poco a poco ir consiguiendo más presupuesto para la mejora disruptiva. Y ésta, deberá trabajarse con nuevas metodologías. A través del lanzamiento de retos de innovación, la innovación abierta y el design thinking, principalmente. Nosotros utilizamos la metáfora de la bici: la rueda de detrás hace referencia a la mejora incremental: si pedaleas mejor, vas más rápido, y te cansas menos. Pero necesitas pensar también en la rueda de delante para buscar nuevos caminos. Porque no encontrarás el éxito siguiendo el mismo camino que los demás.

7. Tienes un presupuesto de innovación muy limitado: este es un problema intrínseco al trabajo del Responsable de Innovación. Demuestra los resultados con pocos recursos. Pide recursos sólo cuando los proyectos de innovación estén validados por su futuro usuario. Y busca ayudas (aunque no te bases en ellas) en las agencias de innovación regionales y estatales para ir desarrollando tu modelo de innovación corporativo.

8. El clima organizativo no es lo suficientemente bueno como para implicar a las personas de la organización en temas de innovación: puede ocurrir que la organización no se encuentre en el mejor momento en cuánto a clima interno. En casos como éste, es bueno no perder de vista que se puede ir creando cultura de innovación poco a poco, sin tener que incorporar al conjunto de la organización. Las comunidades de innovación con startups (incubadoras), profesionales del sector (comunidades de práctica), o la simple exploración de tendencias, son buenas formas de explorar nuevas vías de innovación sin tener que implicar a todos. Fernando propone 3 formas de hacerlo que no necesitan de la participación de la mayoría de la compañía.

9. Estás empezando, y no sabes cómo organizar la innovación internamente: necesitas una estrategia, un plan de acción, y un marco de trabajo (como el de Induct) de la innovación corporativa. Aquí tienes un ejemplo de cómo empezar en 5 pasos. Angel Alba (Innolandia) también habla de ello en su blog.

10. Los empleados piden dinero por participar en las iniciativas de innovación y no sé cómo responder: señal de que no has preparado bien tu marco de innovación. Una de las patas es la cultura, cómo vas a implicar a los profesionales. Éstos, como trabajadores de una organización que les ha contratado para realizar un trabajo determinado lo mejor posible, no tienen por qué creer que esto de la innovación es parte de su trabajo diario. Necesitas un plan de motivación y reconocimiento. Aquí tienes ejemplos de cómo otros lo están afrontando.

11. La innovación no tiene foco de negocio, no se enfoca a lo esencial: si quieres que tu empresa sea considerada como empresa innovadora, no te queda otra que trabajar en innovación con foco a negocio (no sólo con foco interno). Aquí tienes 4 pasos para hacerlo, en un post que publiqué hace un tiempo.

12. La empresa es demasiado jerárquica como para promover la innovación internamente: no podrás cambiar el organigrama de la empresa, y aunque lo hagas, es difícil superar barreras jerárquicas en empresas muy tradicionales. Te hace falta crear entornos distintos dentro de la organización: comunidades de innovación. Mira cómo lo ha hecho el ICS. Para pensar un poco más en lo limitante que son los organigramas, no te pierdas este post de Lluís Muns, sobre el Sociograma, lo que realmente importa.

13. No encuentras la forma de motivar a los empleados para participar de la innovación: vuelve a trabajar bien el modelo de recompensa y reconocimiento. Crea una tabla de los diferentes tipos de personas que estás intentando implicar, y piensa bien y de forma creativa cómo el proceso de innovación les puede aportar valor (cómo tienes que adaptar tu modelo de reconocimiento a cada tipo de usuario). Además, la gamificación también te puede ayudar. Aquí puedes ver un ejemplo que hemos aplicado en Induct.

14. No conoces con qué startups podrías colaborar para innovar: puedes hacer seguimiento de startups interesantes a través de medios como Eureka Startups, Springwise, PSFK, o a través del Radar SDLI. Puedes lanzar una llamada a startups que quieran ser aceleradas en tu sector, y crear un formato de colaboración que implique pocos recursos. En su día ya hablamos de cómo crear una incubadora corporativa.

15. Te sientes demasiado sólo en la organización para hacer innovación: aprende a vivir así. El Responsable de Innovación no necesita un equipo, sólo necesita “orquestar” la innovación, conectar con los diferentes nodos (empleados, unidades de negocio, startups…), para que la innovación suceda. Ese es tu rol. Quizás con el soporte de un Comité de Innovación.

16. No sabes cómo crear un entorno más atractivo para que los profesionales participen en la iniciativa de innovación: tienes que saber que esto de la innovación va de personas. Sin personas, no hay innovación posible, aunque tengas recursos económicos. Aquí tienes un post sobre cómo crear cultura de innovación en tu empresa.

17. Estás empezando, y no sabe qué pasos realizar: no te preocupes, ¡es lógico! La innovación implica nuevas formas de hacer. No hay una sola forma de empezar a hacer innovación. Puedes empezar por crear entornos colaborativos para, por ejemplo, la mejora de procesos internos. O puedes empezar por crear un entorno digital con retos de innovación puntuales que busquen las ideas de tus trabajadores. Pero, en cualquier caso, debes empezar por una única pregunta: ¿por qué quiero innovar? Y después plantéate estas 64 preguntas adicionales que te ayudarán a diseñar tu estrategia de innovación.

18. No dispones de las herramientas adecuadas para capturar y gestionar las ideas, ni reportar:  La innovación no puede suceder con talleres de creatividad y hojas de cálculo. Olvídalo. Aquí te dejamos algunas herramientas que puedes empezar a utilizar desde ahora. Tu decisión dependerá del tipo de organización en la que estés, de tus objetivos de innovación y de las personas que quieras implicar.

Induct Software
Induct Software (un ejemplo)

19. Has capturado muchas ideas de los empleados, pero hay pocos o nulos proyectos implantados: un clásico en muchas organizaciones, que se estancan en la implementación de las ideas. Necesitas aplicar metodologías de rapid prototyping. Joan tiene una propuesta para ti.

Hay solución

Como Responsable de Innovación, nunca vas a dejar de sobreponerte a nuevos obstáculos. Debes saber (ya lo sabes), que vivimos en entornos VUCO (volatile, uncertain, complex & ambiguous). Tu rol es el de hacer que la organización sea lo más flexible posible como para adaptarse, e incluso ir lo más adelante posible, de estos entornos. Es decir, gestionar el cambio constante, muchas veces a través de la creación de plataformas que conecten los retos de la organización con el talento interno o externo que pueda resolverlos.

Tienes un consuelo, ¡eso sí! El 50% de los Directivos de empresas Españolas considera que el rol del Responsable de Innovación es ahora mismo el más importante de la compañía. ¡Mucho ánimo!

¿Detectas y sufres otros problemas como Responsable de Innovación? ¡Déjanos tu comentario!

The following two tabs change content below.
Ignasi Clos

Ignasi Clos

Socio y Director de Proyectos de Innovación Abierta en Induct SEA, S.L.
Graduado en Negocios y Marketing internacional. Fue consultor de internacionalización en las oficinas de los Estados Unidos de Acc10 (Nueva York y Miami) durante 2 años, consultor de Estrategia y Operaciones en Deloitte, SL durante 4 años, y desde 2010 está involucrado en el mundo de la innovación y el emprendimiento, como consultor para pequeños emprendedores, y como Socio Director de Proyectos de Innovación Abierta en la oficina en Barcelona del Grupo Induct. Es professor de Innovación y Emprendimiento en la UPF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*